Gobierno e iglesias: un vínculo desvirtuado al calor de los subsidios

La arenga de pastores a los candidatos de Juntos, el fin de semana en Roca, forma parte de una alianza construida alrededor del presupuesto provincial. Este año hubo aportes desde $ 15.000 hasta $ 750.000, además de encuentros multitudinarios con la dirigencia oficialista en vísperas de elecciones.



23 de marzo, un día después del fallo de la Corte. El primer paso de campaña de la fórmula Carreras-Palmieri se dio en un encuentro con 1.200 fieles de iglesias cristianas evangélicas.

23 de marzo, un día después del fallo de la Corte. El primer paso de campaña de la fórmula Carreras-Palmieri se dio en un encuentro con 1.200 fieles de iglesias cristianas evangélicas.

La distorsión en el vínculo entre el gobierno provincial y las iglesias tuvo el fin de semana en Roca una muestra concreta, con el evento en el que pastores alentaron el voto a los candidatos de Juntos en las próximas elecciones. Pero el entramado es mucho más complejo, ya que el intercambio de beneficios no sólo genera reacciones entre los rionegrinos que pretenden que no se mezclen los intereses del Estado con los de un partido político. También dentro del mundo religioso hay un fuerte debate sobre el rol que juega cada congregación en tiempos electorales, con duras críticas a quienes inducen el voto aprovechándose de la fe y sobre todo a quienes reciben suculentos aportes del Estado.

Respecto a quienes se relacionan con el oficialismo, la historia reciente cuenta que el primer paso de Arabela Carreras y Alejandro Palmieri como fórmula para la gobernación se dio en medio de unos 1.200 fieles de distintas iglesias cristianas evangélicas. Fue en el gimnasio del Club Italia Unida de Roca y como ellos mismos reflejaron en sus redes sociales, ese 23 de marzo, apenas horas después del fallo de la Corte que rechazó la candidatura de Alberto Weretilneck, se entregaron personerías jurídicas y fondos para emprendimientos a instituciones religiosas de Roca y la Región Sur.

Lo que no tuvo tanta promoción fue el decreto 278, que el lunes siguiente a ese acto formalizó un aporte no reintegrable de 750.000 pesos -en dos cuotas- a favor de la “Asociación Argentina de Los Adventistas del Séptimo día” destinado a cubrir los gastos para la nivelación de los terrenos donde se construirá el Instituto Adventista en General Roca”.

El monto fue significativo y escapó de lo que hasta entonces venía ocurriendo entre el gobierno y las iglesias asentadas a lo largo y ancho de la provincia. Distintas gacetillas oficiales dieron cuenta durante los últimos años de ayudas económicas de 15.000 pesos para estas entidades, justificando el beneficio en el trabajo social que realizan principalmente en los barrios.

Ahora el vínculo volvió a quedar expuesto porque en el encuentro “Arte y Espiritualidad” que organizó el IUPA el fin de semana uno de los pastores dijo: “Para los que van a asumir cargos, como el vicegobernador (Palmieri), los que están postulados a cargos, como el ministro Di Giacomo (Luis Di Giacomo) y la ministra de Educación (Mónica Silva), nuestra oración va con ustedes. Esperamos que sí tengan ese lugar para que defiendan esta hermosa provincia”.

En el evento realizado en Roca participaron representantes y fieles de la Iglesia Monte de Sion, con el pastor David Carmisciano, el Grupo del Centro Cristiano Misionero (Roca), el Ministerio Clínica del Alma (El Bolsón), el Ministerio Hossana (Trelew), la Iglesia Pasión por su Presencia (Roca), con los pastores Jhonatan y Miran Mardones, la Iglesia Mahanaim (Roca) y el Ministerio Centro de Victoria (El Bolsón), entre otros.

Sin embargo, no todas las iglesias participan de estos encuentros ni son beneficiadas con aportes financieros del Ejecutivo provincial.

Luego de la publicación de “Río Negro” de ayer, desde otras instituciones cristianas reaccionaron afirmando que las acciones de esas congregaciones no representan a la totalidad de creyentes evangélicos.

Dentro de la misma rama evangélica existen distintas denominaciones, es decir diferentes iglesias que profesan la misma fe, pero son independientes entre sí.

Si bien algunas optan por participar de estos congresos, que a veces cuentan con la presencia de funcionarios provinciales, otras prefieren mantenerse al margen de la escena política, para no condicionar a sus fieles. De las primeras, algunas están nucleadas en la Asociación Provincial de Pastores ó en consejos regionales que integran ministros de cada zona. El resto de las entidades mantiene una distancia con el gobierno y con estas asociaciones.

.

Pastores toman distancia y advierten al “pueblo desprevenido”


Un documento emitido días antes de las PASO por la agrupación Pastores por la Gente puso a la vista las diferencias que existen dentro de la comunidad cristiana evangélica por la relación de algunos referentes religiosos con funcionarios y candidatos.

“Algunos pastores y entidades evangélicas les indican a los creyentes cuáles son los candidatos que deben votar. Sus mensajes dicen que luchan en favor de la vida, pero al tratar un tema altamente sensible para el pueblo evangélico como es la posible despenalización del aborto, apelan a las fidelidades espirituales para lograr conquistas electorales”, se advirtió.

Luego se consideró “inconcebible que les propongan a las hermanas y hermanos que voten candidatos evangélicos sólo por eso, porque son evangélicos, sin presentar sus antecedentes, sus proyectos, o su lectura de la realidad actual y el modelo de país que proponen”.

“También vemos cómo por medio del uso de ciertos colores y slogans similares a determinados frentes electorales, se induce al pueblo desprevenido a simpatizar con determinados candidatos, con quienes dichos pastores se muestran en charlas públicas bien publicitadas en estos días de campaña electoral”, agrega el escrito, que tiene firmas de dos pastores rionegrinos y uno neuquino, Gabriel Carlos Calvo Amestoy, Diego Penizzotto y Benjamín Sandillu.

Finalmente se destacó que “sostenemos la República y la imprescindible separación de Iglesia y Estado, para que ambas entidades no se entrometan la una en la otra y ambas defiendan la libertad de quienes habitan nuestra Patria”.


Comentarios


Gobierno e iglesias: un vínculo desvirtuado al calor de los subsidios