Exclusivo Suscriptores

De Sobisch a Figueroa, cuáles y cuántos fueron los decretos que cerraron diálogo con ATEN

La estrategia no es nueva y no se limita solamente a la etapa del sobichismo, como sugirió el gremio docente. También hubo intentos de declarar la educación "servicio esencial" y contratar suplentes.

El gobernador Rolando Figueroa no fue el primero ni el segundo en otorgar vía decreto una propuesta salarial rechazada por asambleas docentes. Del 2007 a la actualidad, todos los gobernadores de Neuquén echaron mano de esa herramienta cuando el conflicto con ATEN ingresó en un camino sin salida y, en todos los casos, tuvieron como respuesta un endurecimiento de las medidas de fuerza. Hoy comenzará un nuevo paro de 72 horas y hay expectativa por el nivel de acatamiento que podrá reunir.

Antes de Rolando Figueroa, su antecesor Omar Gutiérrez también clausuró una mesa de diálogo con ATEN por decreto, en mayo del 2018.

Ese año hubo un conflicto muy extendido con el gremio de la educación que terminó alcanzando 39 días de paro y sólo se solucionó tras una mediación que encabezó la fiscalía provincial. El secretario general del sindicato era, como ahora, Marcelo Guagliardo.

El mismo método usó en enero del 2013 y marzo del 2014 Jorge Sapag, quien enfrentó una de las conducciones más duras de ATEN de los últimos años, la de Daniel Huth y la agrupación llamada FURA. Por ese entonces, el ministro negociador era el actual intendente de Neuquén, Mariano Gaido.

Ambos años, el exgobernador terminó otorgando las sumas ofrecidas unilateralmente, sin lograr que se frenen las medidas de fuerza que también llegaron casi a los 40 días, aunque con un acatamiento que fue disminuyendo.

Jorge Sobisch había recurrido a esa herramienta en el 2007, tras el asesinato del maestro Carlos Fuentealba a manos del policía Darío Poblete durante una protesta docente en Arroyito.

El diálogo con los docentes que lideraba Guagliardo estaba roto y el entonces gobernador buscó ponerle fin a los reclamos con un decreto que firmó el 15 de abril. Allí fijaba el salario mínimo en 1.240 pesos para los cargos de 25 horas semanales y establecía un adicional fijo remunerativo por zona desfavorable.

Educación «servicio esencial» y suplencias


Otras recetas que probaron los gobiernos provinciales en las últimas décadas para neutralizar los paros de ATEN fueron dictar una «emergencia» que habilitara la contratación de suplentes para los huelguistas o la educación como «servicio esencial».

La primera fue de Jorge Sobisch en el 2007. Facultaba al Consejo Provincial de Educación (CPE), en forma excepcional, a «nombrar personal de conducción normalizador y docentes que fueran necesarios a fin de normalizar el servicio educativo». Jorge Sapag la derogó en septiembre del 2008, a pocos meses de asumir su primera gestión, al afirmar que se había logrado un diálogo «favorecedor» entre el Ejecutivo y ATEN.

Sin embargo, la concordia no duró tanto. En el 2010, en el contexto de una huelga que terminó totalizando 39 días, Sapag firmó un decreto que declaró la educación «servicio público esencial». Nunca se derogó, pero tampoco llegó a ponerse en práctica debido a los múltiples cuestionamientos que recibió por limitar el derecho a huelga consagrado en la Constitución.


Adherido a los criterios de
Journalism Trust Initiative
Nuestras directrices editoriales
<span>Adherido a los criterios de <br><strong>Journalism Trust Initiative</strong></span>

Comentarios

Este contenido es exclusivo para suscriptores

Ver Planes ¿Ya estás suscripto? Ingresá ahora