Gutiérrez buscará consenso con los acreedores para reestructurar la deuda

La Provincia dio tiempo a los bonistas hasta el 9 de octubre para adherir a la oferta. La negociación incluye los bonos Ticade y Tideneu por un total de 694 millones de dólares. El gobernador dialogará el tiempo “que sea necesario” para llegar a un acuerdo.





El Gobierno aspira a llegar a un acuerdo en octubre antes de que opere una nueva fecha del vencimiento para el pago de intereses.

El Gobierno aspira a llegar a un acuerdo en octubre antes de que opere una nueva fecha del vencimiento para el pago de intereses.

El gobierno de Neuquén volvió a extender el plazo para que los acreedores adhieran a la oferta de reestructuración de deuda bajo ley extranjera, esta vez hasta el 9 de octubre. Fue luego de que el viernes no se obtuvieran los votos necesarios para validar la propuesta de la provincia que busca reducir los cupones de interés y liberar vencimientos durante este y el próximo año.


Esta es la segunda prórroga que define el ministerio de Economía que conduce Guillermo Pons desde que se presentó la oferta el 8 de agosto.

El plazo original se había definido para el 28 de ese mes, pero se postergó hasta el 18 de septiembre por falta de adhesiones. Lo mismo ocurrió este viernes, por lo que el gobierno añadió tres semanas más para continuar negociando.


Las solicitudes de consentimiento que presentó el gobierno provincial son para modificar los contratos de dos de los tres títulos que tiene en el mercado: los Ticade (2028) y los Tideneu (2025). El objetivo para ambos casos es reducir los cupones de interés, liberar vencimientos este año y el próximo y postergar las fechas de vencimiento final hasta el 2030.


Para los Ticade, que hoy rinden una tasa de interés del 8,625%, se busca una reducción que comience con un 1% y suba gradualmente hasta finalizar con un 6,75% en el último tramo. Los Tideneu, hoy con un 7,5% de interés, comenzarían con un 1% en 2021 y llegarían al 5,75% en 2023 hasta su vencimiento final.


Si bien este es uno de los puntos a negociar con los acreedores, buena parte de la traba actual reside en la posición del comité ad hoc de los bonos Ticade, que se opone a la modificación del fideicomiso de regalías que garantiza su pago.


Según se indicó desde el gobierno, el primer paso es lograr un acuerdo con estos grupos, cuya representación ronda el 25% del total, para luego alinear al resto de los bonistas detrás de la oferta final.

La provincia necesita alcanzar un piso del 75% de adhesiones para que las solicitudes de consentimiento sean efectivas, número que el viernes no estaba garantizado.

75%

es el porcentaje de adhesiones que necesita reunir el gobierno provincial para modificar los bonos Ticade.


El gobernador Omar Gutiérrez había anticipado el viernes que dialogará con los acreedores “todo el tiempo que sea necesario, pero en un marco donde el tiempo esté bien invertido”.

“Apelo a construir una salida consensuada y un acuerdo, es imperioso que lo entiendan los distintos actores. Una gran parte ya lo está entendiendo y hay otra que tiene una expectativa infundada”, planteó. El gobierno aspira a llegar a un acuerdo mayoritario en octubre días antes de que opere una nueva fecha de vencimiento para el pago de intereses de los títulos.


Días atrás, Pons se reunió con sus pares de Chubut y Tierra del Fuego para alinear estrategias y enviar un mensaje político a los bonistas, muchos de ellos compartidos por las tres provincias.

El encuentro contó con el apoyo del ministro de Economía de la Nación, Martín Guzmán, quien está muy interesado en que las provincias puedan reestructurar sus obligaciones bajo los criterios que fijó su cartera para la deuda externa argentina.


Comentarios


Gutiérrez buscará consenso con los acreedores para reestructurar la deuda