“Hace cuatro meses que no cobro y hasta vendí el auto para sobrevivir”



Ejercí como docente durante 17 años en la provincia de Buenos Aires y renuncié para radicarme en Junín de los Andes, donde trabajé 13 años en educación primaria y especial.

En el 2006 comencé los trámites para jubilarme en la provincia de Buenos Aires. Durante ese tiempo mi expediente -Nº 21557-038459/06- pasó por montones de oficinas y fue y volvió a Neuquén en numerosas oportunidades, gestor de por medio y llamados a La Plata -donde estuvo perdido durante un año-, viajes, etcétera. Cuando en octubre del 2008 viajé a La Plata y logré traer en mano mi expediente, pensé que lo que quedaba por hacer era sencillo y que los trámites en Neuquén serían rápidos.

Con lo que no contaba era con que en la oficina de jubilación del Consejo Provincial de Educación iba a quedar cajoneado. Entregué el 13 de noviembre de 2008 en persona a la Sra. Johana D. Montecino (jefa de jubilaciones y renuncias) la resolución Nº 592426, traída desde IPS La Plata, donde decía que estaba en condiciones (30 años de docente) de jubilarme. Firmé el formulario Nº 9 de renuncia al 25 de diciembre, fecha en que finalizaba las vacaciones correspondientes al 2008, informé al otro día y entregué copia a la Escuela Nº 153. El CPE tenía que hacer una resolución y una disposición y enviarlas al Instituto de Seguridad Social de Neuquén, y este organismo enviarlas a IPS La Plata, que es por la caja que me jubilo.

En los primeros días de febrero de este año me enteré de que mi expediente no sólo no estaba en La Plata: no había salido de los cajones de la oficina del Sr. Carlos Edgard Zambrano, jefe del Departamento del Jubilaciones y Antigüedad de la Dirección de Sueldos de la Dirección General de Recursos Humanos del CPE donde, según la Sra. Montecino, había dejado el trámite y el Sr. Zambrano no le había dado curso ya que estaba de paro y a ella no la dejaban ingresar a dicha oficina.

Viajé el 18 de febrero y la solución del Sr. Zambrano fue cambiar la fecha de jubilación. Para eso hice otro formulario Nº 9 y debía volver a trabajar durante un mes. Cuando llegué a Junín de los Andes desde la escuela y desde Recursos Humanos desestimaron esa renuncia y dieron curso a la primera renuncia, acordando pagarme enero y febrero a devolver cuando la jubilación se hiciera efectiva. A la semana el Sr. Zambrano me llamó a mi domicilio: se había olvidado de sacar fotocopia del número de la resolución. Resumiendo: la documentación -incompleta, ya que faltaba el reconocimiento de servicios del 2008- recién salió para el ISSN el 23 de marzo, por lo que recién el 20 de mayo el ISSN la mandó a La Plata, donde en ese momento había guardias mínimas y donde ya sabía que el trámite tardaría tres meses.

El 20 de marzo, con la disposición Nº 497 me dieron la baja definitiva desde el CPE; la Sra. Marta Iglesias, de Recursos Humanos del Distrito IV de Junín de los Andes, estando en conocimiento de la demora del trámite y de que soy único sostén de familia me dio la baja.

Realicé montones de gestiones: expediente Nº 4.025.4297/09 en el CPE ante la vocal de Primaria por el Ejecutivo, Sra. Marisa Mortada; en la vocalía del gremio, Sra. Ely Ross, y en Casa de Gobierno, donde me mandaron a hablar con el Sr. Bastía. Habían resuelto pagarme el sueldo hasta que saliera la jubilación, el que tendría que devolver, pero cuando el expediente llegó a Sueldos técnicamente no lo pudieron generar porque ya no tenía cargo.

Hace cuatro meses que no cobro, por lo tanto no tengo recibo; no puedo sacar un crédito ni ejercer mi profesión ya que esta provincia no me permite hacerlo si estoy tramitando la jubilación, ya me gasté los ahorros y vendí mi auto viejo para sobrevivir.

Después de 30 años de docencia y de continuar trabajando para la comunidad, ya que soy la creadora del Taller Productivo Amulén (al que concurren jóvenes y adultos con capacidades diferentes) donde trabajo sin sueldo desde hace tres años, de darle a la Escuela Especial Nº 9 numerosos premios locales, provinciales e internacionales con el proyecto Ecoleños; de llevar adelante como coordinadora el proyecto “Junín no tira, recicla” con otras instituciones… nadie se hace responsable. Teniendo a mi cargo dos menores en edad escolar, tengo que estar mendigando un sueldo y pidiendo plata, algo que no es nada fácil ya que toda mi vida trabajé y viví de lo que ganaba. El CPE admite que el trámite no se realizó en tiempo, pero solamente me pagaban el pasaje para que volviera a Junín de los Andes.

María Rosa Teti, DNI 10.497.019 – Junín de los Andes


Comentarios


"Hace cuatro meses que no cobro y hasta vendí el auto para sobrevivir"