Hacen el primer mapa de linfomas asociados a virus en América Latina

Una de las investigadoras es de Neuquén. La iniciativa servirá para comprender mejor las diferencias regionales de los cánceres del sistema linfático. Aconsejan conocer los síntomas para tratar la enfermedad tempranamente.





Genómica. La doctora Vanesa Scholl trabaja en red con equipos de diferentes países.

Genómica. La doctora Vanesa Scholl trabaja en red con equipos de diferentes países.

Los linfomas son cánceres que comienzan en las células del sistema linfático. Este sistema es una red de órganos, ganglios, conductos y vasos que producen y transportan el líquido con células que ayudan a combatir las infecciones y otras enfermedades. Los linfomas son pocos conocidos por la población, y falta entender sus causas. Para comprender más, científicos de la Red Iberoamericana para el desarrollo de una plataforma para el estudio de Linfomas (RIAL-Cyted) confeccionaron un mapa col los virus que pueden producir linfomas. Se trata de un trabajo de un grupo investigadores, que incluye a la científica de Neuquén Vanesa Scholl, el el que se propusieron registrar la realidad de la región.

Este martes 15 de septiembre será el Día Mundial del Linfoma, una oportunidad para llamar la atención y que la gente tenga en cuenta cuáles son los síntomas de la enfermedad. Se promueve la detención temprana.

El mapa de los linfomas causados por virus fue publicado en la revista especializada Cancers (Basilea) por profesionales de Salvador, Ecuador, Brasil, Uruguay, España y Argentina. Scholl fue una de las coautoras. Es doctora en oncología molecular y trabaja como directora Área Medicina Genómica Integrada en la Clínica Conciencia en Neuquén.

El equipo de profesionales organizó, clasificó y analizó todos los estudios y reportes que había en América Latina y que estaban relacionados con virus y linfomas. Se concentraron en tres virus: el Epstein–Barr, el herpes virus asociado con el sarcoma de Kaposi y el virus linfotrópico-T humano tipo 1 (HTLV-1).

“Contar con este tipo de información es de suma importancia, porque nos permite realizar estimaciones futuras, hacer comparaciones entre distintas poblaciones y regiones, y conocer aspectos sobre el comportamiento biológico de los virus y su relación con los diferentes tipos de linfomas en toda Latinoamérica”, contó la doctora Vanesa Scholl a Río Negro.

Su colega María Victoria Preciado, del Instituto Multidisciplinario de Investigaciones en Patologías Pediátricas del Conicet en el Hospital de Niños Ricardo Gutiérrez de Buenos Aires, detalló que los linfomas se clasifican en más de cien entidades distintas. Algunos tienen relación con virus, y otros no. Ciertos virus, como el Epstein-Barr, está asociado al linfoma de Burkitt. El HTLV-1 está relacionado a la leucemia T del adulto. El Kaposi da una patología que no es linfoma estrictamente, sino el Sarcoma de Kaposi, que aparece en pacientes HIV positivo, pero también está relacionado con ciertos subtipos de linfomas. No todos esos virus causan linfomas en todas las personas.

Ni todos los linfomas son causados por virus, aclaran las especialistas. Pero cuando se hacen estudios en series de pacientes se observa que, de cada 100 casos estudiados a través de biopsias, más del 70% de los pacientes con un linfoma tenían presente un virus.

“Estos virus no son todos iguales. El Epstein-Barr se transmite por saliva. El 90% de la población mundial adulta ha sido infectada por este virus, y se queda silencioso en el cuerpo. Hay otros, como el HTLV-1, que es un retrovirus y se transmite por la sangre, pero los bancos de sangre hoy lo controlan”, destacó Preciado.

En tanto, la doctora Paola Chabay, investigadora del Conicet en el Hospital Gutiérrez, explicó que el HTLV-1 está relacionado con poblaciones indígenas de Brasil o el norte de la Argentina. Con respecto al herpesvirus asociado con el sarcoma de Kaposi no hay muchas publicaciones. Se sabe que hay una distribución en pacientes inmunodeficientes, pero no hay una regionalidad específica. Con respecto al virus Epstein–Barr, hay un tipo de linfoma T, que en casi toda América Latina está relacionado con niños menores a diez años.

Prevenir es mejor

70%
de los pacientes con diagnóstico precoz tienen probabilidad de supervivencia a 5 años.
58%
es la probabilidad en los pacientes con diagnóstico en estadio avanzado.

La doctora Scholl informó que en la Argentina se observó en la población pediátrica con el llamado Linfoma de Hodgkin existe una relación de aproximadamente 50% de presencia de virus Epstein-Barr, mientras que en adultos con la misma patología solo se lo encuentra en el 31% de los casos. En la Patagonia, no hay aún bases de datos o series de casos correctamente estructuradas y estudiadas respecto de linfomas y virus, pero el trabajo se está realizando en la Clínica Conciencia.

“El mapa sobre virus asociados a linfomas es interesante ya que abre nuevos interrogantes para investigar. En la Argentina, nos falta un registro nacional de casos de linfomas”, comentó el presidente de la Sociedad Argentina de Hematología y jefe de hematología del Hospital Británico de Buenos Aires, Germán Stemmelin. Enfatizó en que los linfomas tienen tratamiento.

Los pacientes pueden requerir quimioterapia, radioterapia, terapia dirigida o inmunoterapia según el tipo y los estadios en que se encuentra la enfermedad. La terapia dirigida es un tratamiento para el que se utilizan medicamentos u otras sustancias, como los anticuerpos monoclonales, para controlar las células cancerosas. La inmunoterapia incluye a fármacos inhibidores que se usan para ciertos linfomas.

Para el futuro la Red RIAL-Cyted seguirá contribuyendo al conocimiento del linfoma en América Latina para comprender mejor el riesgo de casos que son inducidos por virus. Se trabaja en capacitaciones e intercambio entre profesionales para el beneficio de los pacientes y toda la comunidad.

Prevención y síntomas

En la Argentina, solo uno de cada 5 pacientes con linfoma puede identificar los síntomas antes del diagnóstico, de acuerdo a una encuesta realizada por la Red Mundial de Grupos de Pacientes con Linfoma. Por el Día Mundial de Concientización sobre el Linfoma, se harán este martes 15 de septiembre diversas actividades virtuales bajo el lema “Linfoma, un cáncer que no puede ser ignorado”.

La prevención es la clave

Los síntomas más comunes son:

-Crecimiento, generalmente indoloro, de uno o varios ganglios linfáticos.

-Cansancio.

-Aumento de la temperatura (en general durante la noche) hasta no más de 38 grados.

- Pérdida de peso y de apetito.

- Sudores nocturnos.

- Picazón persistente en todo el cuerpo.

- Tos, falta de aire y dolor de cabeza.

Es probable que la mayoría de las personas con los anteriores síntomas no tengan linfoma, pero si lo tienen de manera persistente deben consultar al médico. Los pacientes con diagnóstico precoz tienen 70% de probabilidad de supervivencia a 5 años. Esa probabilidad decae al 58% de los pacientes con diagnóstico en estadio avanzado. 

La Asociación Civil Linfomas Argentina ( www.linfomasargentina.org ) organiza actividades por el Día Mundial del Linfoma. Hay que conectarse este martes 15 a partir de las 18:30 horas vía ZOOM. No requiere inscripción previa: ID: 820 7579 6535 – Clave: ACLA.


Comentarios


Hacen el primer mapa de linfomas asociados a virus en América Latina