Hallan muerto a un ejecutivo que reveló pagos a Báez

Horacio Quiroga fue encontrado agonizando en el baño de su departamento en Buenos Aires, con un golpe en la cabeza. Murió a los pocos minutos. Exdirector de empresas de Lázaro, en el 2013 contó cómo el empresario recibía millones de dólares de Kirchner.




Quiroga sufrió “un edema pulmonar agudo” antes de su muerte

El fiscal porteño Santiago Vismara aseguró hoy que el informe preliminar de la autopsia realizada al cuerpo de Horacio Quiroga indicó que el ex empleado de Lázaro Báez sufrió “un edema pulmonar agudo”, lo que derivó en su muerte, en su departamento del barrio de Recoleta.

De todas maneras, el funcionario ante los Juzgados Nacionales en lo Criminal de Instrucción de la Capital aclaró que aún se mantiene la carátula de la causa como “muerte dudosa”, hasta que se complete una serie de informes solicitados en las últimas horas.

“De momento, según el adelanto que nos han pasado del informe de autopsia, la causa de la muerte habría sido un edema pulmonar agudo que sufrió Quiroga, y que derivó en un paro cardiorrespiratorio”, expresó Vismara en declaraciones a radio Vorterix.

Quiroga, ex director de compañías del dueño de Austral Construcciones, fue hallado muerto ayer en el baño del departamento en el que vivía hacía dos meses, en Recoleta, por su hijo de 10 años.

Vismara detalló que fue el nene el que llamó primero a su madre, y que posteriormente abrió la puerta del departamento para que las fuerzas de seguridad pudieran ingresar.

“Todavía nos faltan informes complementarios, terminar de escuchar a los familiares del señor Quiroga, para poder reconstruir toda la secuencia del hallazgo de él en el baño, y por eso se mantiene esta carátula de muerte dudosa”, agregó el fiscal.

Quiroga había declarado, en una entrevista que dio a la revista “Noticias”, que en las empresas de Báez vio cómo contaban siete millones de dólares que habría transferido el ex presidente Néstor Kirchner.

También declaró en la causa por la “ruta del dinero K” en setiembre de 2013 ante el juez Sebastián Casanello, donde ratificó aquellas afirmaciones hechas en la revista, y dio detalles de su relación con Báez, tras aclarar que tenía un juicio laboral con empresas ligadas a Austral Construcciones.


Otra “muerte dudosa” en Argentina. Horacio Quiroga, ex director de dos empresas petroleras de Lázaro Báez fue hallado muerto ayer en el baño de su departamento en Buenos Aires con un golpe en la cabeza. En 2013, había denunciado que llevaron a la oficina donde trabajaba siete millones de dólares que Néstor Kirchner le enviaba a su amigo Báez, por lo que su muerte repentina quedó envuelta por un manto de sospechas. Como el empresario sufría problemas respiratorios, la Justicia evalúa si podría tratarse de una muerte natural.

Quiroga fue hallado agonizando en el baño de su casa por su hijo de diez años, que llamó al 911. Según determinó el personal policial, la entrada al departamento no fue forzada, el baño estaba con las puertas cerradas, había sangre en el piso y Quiroga presentaba un corte en la frente de alrededor de 10 cm. El cuerpo del empresario, que tenía 65 años y era enfermo respiratorio, fue trasladado a la Morgue Judicial para hacerle la autopsia y determinar las razones de su muerte. La causa fue caratulada como “muerte dudosa y quedó en manos de la Fiscalía de Instrucción Nº 2 a cargo de Santiago Vismara.

“Era plata que nos mandó Kirchner para Lázaro Báez. Unos 7 millones de dólares. La contaron arriba de una mesa”, había dicho Quiroga en una entrevista con la revista Noticias, convirtiéndose así en uno de los primeros del entorno del propio Báez en revelar supuestas relaciones comerciales ilícitas del empresario santacruceño con el matrimonio Kirchner. Quiroga fue, hasta noviembre del 2010, director de las dos petroleras de Báez, Misahar Argentina y Epsur SA. Luego de la ruptura con el empresario K —para quien trabajaba desde fines del 2007— y aunque logró ganarle un juicio millonario por despedirlo sin explicación, todavía no había podido cobrarlo, se encontraba muy endeudado y atravesaba una profunda depresión.

No es la primera muerte dudosa de personas relacionadas con causas que incomodan al poder, entre las que se destaca la del fiscal Alberto Nisman, hallado muerto también en su baño un día antes de declarar ante el Congreso por su denuncia de un pacto del Gobierno para dejar libres a los iraníes acusados del atentado a la AMIA.

“Este aporte de fondos no era del Estado, no era un subsidio. Era un préstamo personal del presidente Kirchner a la empresa de Báez”, aseguró Quiroga en la misma entrevista. Ese mismo año declaró y ratificó sus dichos frente a Sebastián Casanello, la causa contra Báez por lavado .

También en 2013, Quiroga mantuvo una reunión con Elisa Carrió: “Tengo miedo por mi seguridad y mi familia”, le confió.

“Este aporte de fondos no era del Estado, no era un subsidio. Era un préstamo personal de Kirchner a la empresa de Báez”.

Horacio Quiroga, en sus declaraciones del 2013 a la revista “Noticias”.

Datos

“Este aporte de fondos no era del Estado, no era un subsidio. Era un préstamo personal de Kirchner a la empresa de Báez”.

Temas

Buenos Aires

Comentarios


Quiroga sufrió “un edema pulmonar agudo” antes de su muerte