Hora de decisiones valientes para el futuro de Neuquén





CARLOS VIDAL* Y JUAN CARLOS GALVÁN**


Queremos transformar la energía de nuestro gas y de nuestros ríos en fuentes de trabajo para decenas de miles de neuquinos.


La pandemia ha puesto de manifiesto con toda crudeza la enorme dependencia de la economía provincial de las regalías hidrocarburíferas.

Si bien las de origen petrolífero tienen mayor relación con el precio internacional, las obtenidas por la extracción de gas tienen un importante componente político.

El gas sale de la provincia con prácticamente cero valor agregado, excepto el que usan las empresas radicadas en la provincia.

¿Qué puede hacer la provincia para cambiar su matriz productiva y su realidad social?

Pese a tener una interesante producción primaria, tanto minera como frutícola, no se le agrega valor en la provincia.

No es beneficiaria de regímenes promocionales nacionales, como los que han tenido y aún tienen algunas provincias. Se encuentra lejos de los grandes centros de consumo para el mercado interno y también de los puertos para posibles exportaciones.

Pese a tener una interesante producción primaria, tanto minera como frutícola, no se le agrega valor en la provincia. Ni siquiera al recurso hidrocarburífero, que se exporta crudo casi en su totalidad.

Entonces, ¿por qué no darle valor agregado a toda esa producción o a otra que pueda incorporarse si se crean las condiciones?

Datos clave

De la provincia se extraen, en promedio, unos 70 millones de metros cúbicos de gas y unos 46 GWh por día.

Con el 10% de las regalías se podría abastecer una Central Termoeléctrica de 200 MW, que es mayor a todo el consumo eléctrico de las ciudades de Neuquén, Plottier, Cutral Co y Zapala juntas y equivale a 200 empresas del tamaño de las cerámicas de Neuquén o 7 veces el consumo de la PIAP en su mejor momento.

Con el 20% de las regalías hidroeléctricas cobradas en especie se podrían disponer de 20 MW adicionales.

La histórica Tarifa Comahue, que por la intermediación nunca llegó a los usuarios, era de 8 dólares por MWh (8,00 US$/MWh) o (0,008 US$/KWh) y fue derogada en 1992. La actual tarifa mayorista de Cammesa, congelada desde el mes de agosto de 2019, es de sesenta y dos con setenta dólares el MWh (62,6 US$/MWh) y llega al usuario final un cincuenta por ciento más cara.

Las turbinas a gas tienen un rendimiento superior al 60%. Ello significa que con un metro cúbico de gas se pueden obtener más de 6.32 KWh.

La mayoría de las centrales hidroeléctricas ubicadas en la provincia tienen la característica de que, en general, generan energía en las horas de mayor consumo y se las denomina de punta.

Las actividades industriales tienen, en general, menor consumo energético durante las horas nocturnas.

Los cultivos bajo cubierta, que podrían asegurar una producción constante de hortalizas durante el año, en nuestra provincia necesitarían tener calefacción para las frías noches de otoño, invierno y primavera.

Objetivos

Queremos transformar la energía de nuestro gas y ríos en fuentes de trabajo para decenas de miles de neuquinos.

Desde Piedra del Águila hasta la Confluencia, lo mismo que en la cuenca del Neuquén, se podrían irrigar miles de hectáreas para producir alfalfa, madera, frutales, entre otros productos. También la producción bajo cubierta e hidroponía. Esto podría dar lugar a aserraderos, ganadería, frigoríficos, jugos, conservas y liofilización de frutas y verduras producidas en la provincia.

La industria cerámica fina y por qué no la industria siderúrgica podrían tener lugar en la provincia, lo mismo que la fabricación de polímeros de todo tipo. Para lograr esto, el mejor incentivo son las tarifas energéticas, que actúen como el gran atractivo.

Estamos persuadidos de que es este el mejor uso que se le puede dar a las regalías energéticas que recibe la provincia. Si la energía es nuestro principal recurso, debemos aprovecharlo.

Propuesta

I. La Provincia cobrará en especie el diez por ciento (10%) de las regalías obtenidas por la extracción de gas natural y el veinte por ciento (20%) de las regalías hidroeléctricas.

II. La Provincia otorgará la concesión para la explotación de una Generadora Termoeléctrica a gas que utilizará el gas obtenido de las regalías gasíferas.

III. La Provincia percibirá un centavo de dólar por metro cúbico de gas (0,01 US$/m³)

IV. La concesionaria entregará la energía generada al Ente Provincial de Energía del Neuquén (EPEN) a 8 dólares el MWh (8 US$/MWh).

V. El EPEN trasladará dicho costo a las empresas o actividades beneficiadas con esta promoción, sin agregado alguno, que incluye el transporte por líneas eléctricas propias.

VI. El gas que no requiera la generadora termoeléctrica en las horas valle, y hasta completar el cupo del diez por ciento (10%) mencionado, será entregado a Hidenesa para ser vendido para calefacción de cultivos bajo cubierta, al mismo precio de 0,01 US$/m³ más el costo del transporte hasta los usuarios.

VII. El veinte por ciento (20%) de las regalías hidroeléctricas obtenidas en especie se sumarán a las que aporte el generador termoeléctrico.

VIII. La Provincia seleccionará los proyectos productivos que serán beneficiarios exclusivos de estas tarifas promocionales.

Conclusión

Entendemos que con esta simple propuesta, que en lo fiscal inmediato es mucho menos significativa que cualquier decisión tomada con relación al precio del gas o de la electricidad con que se nos liquiden nuestras regalías, a medida que se vayan instalando las industrias y actividades que se promocionarán, superarán ampliamente esa pérdida inicial, con el agregado de la cantidad de mano de obra que se ocupará.

Es el momento de tomar decisiones valientes que cambien el futuro de la provincia.

* Contador, emprendedor.

** Ingeniero, experto energético.

(Esta propuesta se hizo llegar al Gobierno neuquino, vía Acipan, tras la convocatoria al Consejo Consultivo Plural)


Comentarios


Hora de decisiones valientes para el futuro de Neuquén