Iglesia y empresarios reclaman por la inflación

Los obispos encabezados por el cardenal Bergoglio advirtieron que es necesario controlar el fenómeno porque castiga con mayor dureza a los más pobres. En tanto, los empresarios señalaron que una “carrera desenfrenada” de precios podría complicar la economía.



1
#

2
#

BUENOS AIRES (DyN).- Desde distintas ópticas, obispos y empresarios le reclamaron ayer al gobierno una mayor efectividad en las medidas para controlar la inflación, que pareció tomar mayores bríos en el último trimestre del año. Los obispos presididos por el cardenal Jorge Bergoglio cerraron el plenario episcopal sin pronunciarse sobre la realidad socio-política del país tras la muerte de Néstor Kirchner, pero dejaron trascender su preocupación por la escalada inflacionaria que, advirtieron, “siempre termina afectando a los más pobres”. “Es necesario controlar la inflación, que tanto daño hace en particular a los sectores más pobres, sin caer en las políticas de ajustes, que han demostrado un gran fracaso y la fractura social”, dijo uno de los prelados participantes. Pese a que no hubo un documento conclusivo, la lucha contra la pobreza, la desnutrición y la drogodependencia fueron las cuestiones más debatidas en los diálogos informales del centenar de obispos reunido en la casa de ejercicios El Cenáculo-La Montonera de Pilar. En este marco, la Comisión Nacional de Pastoral sobre Drogodependencia, que preside el obispo Jorge Lozano, advirtió que aumentó el consumo y oferta de drogas en la Argentina, y aseguró que son adolescentes y jóvenes quienes caen cada vez a edad más temprana en el flagelo de las adicciones. Por su parte, empresarios del denominado “Grupo de los Siete” advirtieron ayer sobre los riesgos de que la suba de la inflación genere “una carrera desenfrenada” y reclamaron que se adopten medidas para evitar futuras complicaciones en la economía. El presidente de la Unión Industrial Argentina (UIA), Héctor Méndez, se quejó porque “la inflación está en el veintipico por ciento, cuando para el Gobierno no llega al diez” y afirmó que “ojalá se pueda corregir” porque “no se puede empezar una carrera desenfrenada de ajustes de otras variables porque se puede complicar”. En declaraciones a Radio Mitre, el jefe de la central fabril aseguró que “no se puede empezar una carrera desenfrenada, porque si se empiezan a ajustar otras variables porque la economía se puede complicar”, aunque reconoció también que “la inflación no es un tema que haya quitado el sueño de la Argentina, como pasaba hace unos años”. Por su parte, el titular de la Cámara Argentina de Comercio (CAC), Carlos de la Vega, advirtió que “toda la sociedad debe estar atenta al fenómeno” de la inflación y aseguró que su entidad tiene “predisposición para colaborar en las medidas” necesarias a fin de frenar incrementos de precios. Una visión diferente planteó el director de la Asamblea de Pequeños y Medianos Empresarios (Apyme), Daniel Moreira, para quien la inflación “es sin dudas un producto de la acción deliberada de las grandes empresas concentradoras de mercados y capitales”. “La suba constante y salvaje de precios no es un proceso natural de la actividad económica. Detrás de este fenómeno están los mismos sectores de siempre, impulsando el incremento permanente de los valores de los bienes y servicios”, indicó.

Bergoglio lideró las deliberaciones de los obispos. Héctor Méndez, la de los empresarios.

Archivo


Comentarios


Iglesia y empresarios reclaman por la inflación