Incertidumbre y temores tras la suba del dólar y el crecimiento del riesgo país

En el cierre de un miércoles complicado para la economía argentina, el dólar rozó los $45 y el riesgo país se disparó un 11%. 



Se aceleraron los tiempos. El gobierno no consigue recrear un clima de confianza tras los anuncios económicos y con las elecciones en un horizonte cada día más cercano, se acentúa la debilidad financiera de la Argentina.

Los inversores apuraron su salida masiva de los activos argentinos, golpeando las cotizaciones de acciones y bonos, que cayeron ayer hasta un 7%. El dólar llegó a venderse por encima de los $45 en algunos bancos de Buenos Aires y el riesgo país subió un casi un 11% , llegó a los 963 puntos y volvió a romper el techo de la era Macri. Como admitió el presidente en Santa Fe, “el mundo duda”.


El gobierno de Cambiemos tuvo un día adverso ayer, cuando se cumplía un año de la primera corrida cambiaria, en abril de 2018, que lo empujó a un escenario de inestabilidad que no consigue abandonar.

La del dólar vuelve a preocupar. El gobierno confía en anclar el precio de la divisa como un método de controlar la inflación. En un momento del año de grandes liquidaciones de los exportadores, la moneda norteamericana trepó sin embargo más de 1,50 pesos, un 3,46%, y cerró ayer en $44.90, según la cotización del Banco Nación. Algunas entidades privadas –Galicia, ICBC, Supervielle y Santander Río– lo vendieron por encima de los $45.

La cotización del dólar mayorista alcanzó un nuevo récord : trepó un 3,7%, $ 1,55, hasta los $ 43,95. El Rofex, donde se negocian futuros, preveía ayer un dólar de $71 en diciembre.

Algunos datos

14,1%
perdieron ayer algunas de las acciones locales que cotizan en EE. UU. (ADR). Las del Banco Francés cayeron 12,6%.
7.27%
se derrumbó el bono dolarizado Bonar 2020. Vence el año que viene y está rindiendo el 20% anual.


Es verdad que las monedas emergentes sufrieron ayer contra el dólar en todo el mundo. Pero aquí se sumaron sobre el peso las propias debilidades estructurales. “La inestabilidad internacional tuvo pleno impacto en el plano doméstico, que amplificó la mejora del dólar en el mundo”, según el analista Gustavo Quintana, según consignó la agencia oficial Télam. A la cuestión internacional se le sumó una “demanda por cobertura” que “impulsó una significativa suba del tipo de cambio mayorista”, agregó Quintana.

El economista director de estudio Eco Go, Federico Furiase, dijo a la par que era difícil que se sostuviera la estabilidad cambiaria “con el riesgo político pasando factura en el riesgo país”, según el sitio lanacion.com. El indicador con el que el JP Morgan mide la sobretasa que pagan los bonos argentinos tuvo una suba inusual, de 10,9%, hasta los 963 puntos básicos. El más alto en cinco años.

Los análisis atribuyen la dinámica de deterioro financiero a la acentuada caída de la imagen del presidente Macri en las encuestas, que complican los planes de reelección, y al ascenso de Cristina Kirchner, que multiplica las señales sobre su candidatura.


El camino se estrecha para Macri. El martes, en un encuentro con el poderoso Consejo Interamericano de Comercio y Producción, la gobernadora María Eugenia Vidal debió ratificar ante las principales entidades empresarias a que el presidente será el candidato de Cambiemos en octubre y que ella irá por la reelección en Buenos Aires. No fueron pocos los que se mostraron desilusionados.

Ayer Vidal anunció temprano una serie de medidas en su provincia para suavizar los efectos de la inflación. No le tocó un buen día a la gobernadora.


Comentarios


Incertidumbre y temores tras la suba del dólar y el crecimiento del riesgo país