Isaac Kravetz: maestro asentado en estas tierras

#

La foto del lector

Los testimonios orales con los que he recreado importantes episodios de la historia neuquina del siglo XX nos muestran relatos de protagonistas o sus descendientes que sembraron simientes imposibles de borrar. En este caso, nos ocuparemos del maestro Isaac Kravetz.

Su hijo, Raúl, escribió sobre la llegada de su padre: “En los años en que Europa era asediada por las guerras, mi abuelo y sus hijos –entre ellos mi padre con apenas 6 años– se afincaron en la zona de Entre Ríos, a fin de cumplir tareas de chacarero.”

Don Isaac había nacido el 22 de marzo en 1899 en Rusia. Una vez en la Argentina, se recibió de maestro normal rural en la Escuela Normal de Maestros Rurales de Entre Ríos el 28 de noviembre de 1917. Su hijo, con orgullo, nos muestra el diploma de su padre, que trabajó dos años en colegios de esa zona.

Recibió el ofrecimiento de venir al territorio neuquino, se presentó en Zapala a la Inspección de Escuelas y un señor lo llevó a caballo a la escuela asignada, travesía inolvidable. Fue nombrado por resolución del 18 de julio de 1922 como maestro 4ª, de la Escuela Nº 28 de Neuquén. Para abastecerse debían ir a Zapala y así fue que conoció a doña Aida Finquelstein, polaca, que había venido a los 15 años a la Argentina. Se conocieron, se casaron, festejaron en el Gran Hotel que fuera de doña Paca, reconocido personaje del lugar.

Fue director interino de la Escuela Nº 47 y director de la Escuela Nº 14. Después, de la Escuela Nº 34 de Neuquén. El derrotero de don Issac fue variado: El Agrio y el Paraje La Cortadera, Vaca Muerta. Para completar sus servicios trabajó en la Escuela N° 2 de Neuquén. Durante 17 años estuvo en “Vaca Muerta” y tuvo contacto con el Regimiento 10 de Covunco Centro, porque cuando algún vecino tenía problemas, don Isaac lo trasladaba en su auto a la enfermería del regimiento. Dice Raúl: “Pasó por la escuela un grupo de militares y al observar el estado en que se encontraba el edificio lo comentaron con sus jefes del regimiento y esto bastó para que comenzaran a refaccionar el establecimiento”. Recuerda, también, que las clases finalizaban el 25 de mayo –era una escuela con periodo septiembre-mayo–, con grandes fiestas que don Isaac organizaba con carreras a caballo, sortijas, la taza de chocolate y la fotografía. Nos mostró también las constancias de la Inspección de Escuelas del Sr. Daniel Gatica –inspector de escuelas nacionales–, que iba todos los años al colegio y presenciaba clases del maestro para calificarlo. Recordó que sus padres, semana por medio, concurrían a Zapala a hacer las compras, al correo a retirar la correspondencia, a la Estafeta atendida por un maestro jubilado, y entre mate y mate entablaban amenas conversaciones.

Su hijo Raúl Jaime Kravetz nació en Zapala el 14 de octubre de 1930, su familia la conformaban con sus padres y dos hermanos. Relató que cuando era joven vivía en Cipolletti y allí conoció a una joven, Ana Fasano, con la que se casó en 1959, tuvieron 3 hijos y varios nietos. Primero vivieron en Cipolletti y luego en Neuquén. En la calle Rivadavia al 470 habían tenido negocio de electrodomésticos y luego abrieron la despensa Rivadavia en la década del 60.

La entrevista con Raúl nos hizo rememorar la labor llevada a cabo por su padre don Isaac Kravetz, como ejemplo de la vida de esos inmigrantes que arribaban a estas desoladas tierras a llevar a cabo su trabajo en pos del engrandecimiento territorial. Honramos su memoria junto a quienes lo amaron y conocieron. Su ejemplo de docencia está presente en sus descendientes que lo enaltecen.

Beatriz Carolina Chávez

DNI 6.251.256

Roberto Savasta

DNI 14.251.572


Comentarios


Isaac Kravetz: maestro asentado en estas tierras