Javier Andrada y la Shoshafui, una sociedad virtuosa

El músico cipoleño presentó el viernes las canciones que forman parte de su primer disco, que pronto estará en las calles de la región. La orquesta resaltó muchos aspectos de sus composiciones y le aportó el tinte colectivo a un trabajo netamente individual.



#

Javier Andrada y la Desorquesta Shoshafui tocaron el viernes en la sala principal del teatro La Caja Mágica.(Foto: miguel gambera )

 

 

 

“Vamos a pasear alrededor / las tardes son todas nuestras / Vamos a pasear alrededor / durmiendo la misma siesta / Seguramente estamos viajando para el sur, para el sur”. Se despide, Javier Andrada y la Desorquesta Shoshafui de la sala principal del teatro La Caja Mágica, colmada de gente y con aplausos de pie. Con gran ternura y dulzura, recorrieron de pies a cabeza el nuevo disco que Andrada grabó en soledad, y que el viernes presentó, antes de publicarlo y dejarlo al alcance de todo el Valle. La Desorquesta, que es bastante nueva pero integrada por músicos con vasta experiencia, además de sumarse a este proyecto solista, le aportó calidez y cuerpo a la interpretación del disco “Para el Sur”, que pronto estará surcando las calles cipoleñas, y de toda la región.

Javier es psicólogo y tiene 35 años. Nació en Cipolletti y a veces usa la música para encontrar un nexo con los jóvenes que aborda en su trabajo. Ellos son menores que tienen causas judiciales, y a los que este músico intenta comprender y acompañar, a través del programa de Libertad Asistida. “Empecé a tocar con Julián García”, explicó y reconoció que “la primera vez que fui a sus clases no me interesaba saber teoría, me dio una corchea y una negra y no quise saber más nada, solamente quería tocar. Volví a los años cuando me di cuenta que necesitaba manejar el lenguaje”. A modo de confesión, recordó que desde esas épocas que deseó componer. ”Una idea al principio medio fantástica, porque me parecía que estaba lejos de eso. Y de a poco empecé a hacer algunas melodías y canciones, muchas quedaron en el olvido”. Hoy, esa idea ya es un hecho y solo restan detalles para que su disco vea la luz. A esto se sumó un condimento especial, que es el acompañamiento de una orquesta que resalta muchos aspectos de sus composiciones y que aporta el tinte colectivo a un trabajo netamente individual.

La Desorquesta Shoshafui viene trabajando desde el año pasado y está integrada por Gustavo Ríos en vientos y teclados, Javier Correa en bajo y coros, Ariel “Aro” Palacios en guitarra acústica, coros y banjo, y Pedro Di Meglio en batería. El ensamble aborda con fluidez el jazz rock y el latin jazz, fusionado con algo de música electrónica.

Con melodías suaves y acompañadas de una voz armónica y calma, Andrada interpretó las canciones que forman parte de su disco Para el Sur, el cual grabó prácticamente solo y para lo cual ejecutó casi todos los instrumentos, salvando algunas colaboraciones. Al escucharlo, se puede reconocer el sello de The Beatles en sus guitarras de fondo y en algunas voces en coro, inclusive en su tema “Soledad” se percibe con claridad la melodía de Something. En sus letras y su forma de expresarlas es posible imaginarse a un poeta que hace canciones, rozando a Lisandro Aristimuño o a Jorge Drexler. Y, como si esto fuera poco para ofrecer, en las reminiscencias a lo autóctono de nuestra tierra, encontramos algo de folclore y de rioplatense en los ritmos con los que ambienta sus escritos.

Además de componer y ejecutar muchos instrumentos, Javier trabaja abordando casos de jóvenes judicializados en el programa estatal de Libertad Asistida. La música, en muchos casos puede convertirse en una forma de llegar a estos jóvenes y se suma como una herramienta para el tratamiento que lleva a cabo. Pero de manera inversa, la psicología a veces se inmiscuye en su labor musical, dejando una huella y aportando otros elementos. “Muchas veces me planteo cuestiones que tienen que ver con la psicología y voy tratando de interpretar ciertos procesos que veo que recorro al componer. Algo así como una introspección creativa”, explicó y concluyó en darse cuenta de que “me estaba condicionando en el momento de componer. Trato de no pensarlas y dejar que fluyan, sin intelectualizar”.

De cara al futuro hay cierta incertidumbre sobre lo que seguirá en su carrera y en la de la Desorquesta. “Veremos después de que toquemos esta fecha”, planteó y explicó que “el viernes pasado tocamos por primera vez en Neuquén”.

 

El músico que también es psicólogo y viceversa

Javier Andrada, además de músico, es psicólogo. Tiene 35 años y trabaja en el programa de Libertad Asistida, que atiende a jóvenes en conflicto con la ley. La música le ayuda a llegar a ellos de otra forma pero también reconoce que, a veces, la psicología se inmiscuye en sus letras.

La Desorquesta Shoshafui está integrada por los músicos Gustavo Ríos en vientos y teclados; Javier Correa en bajo y coros; Ariel “Aro” Palacios en guitarra acústica, coros y banjo; y Pedro Di Meglio en batería.

El disco “Para el Sur” fue grabado por Javier Andrada, prácticamente en soledad. Ejecutó casi todos los instrumentos, salvo algunas colaboraciones.

Datos

El disco “Para el Sur” fue grabado por Javier Andrada, prácticamente en soledad. Ejecutó casi todos los instrumentos, salvo algunas colaboraciones.

Comentarios


Javier Andrada y la Shoshafui, una sociedad virtuosa