Juntos por el cambio bajó los decibeles de su interna con un “acuerdo político de convivencia”

Hubo consenso para hablar con la líder de la Coalición Cívica, Elisa Carrió, para que no denuncie a Manes, una de las amenazas que  hacía peligrar la coalición opositora.

La mesa nacional de Juntos por el Cambio se reunió este lunes tras los cruces ocurridos entre radicales y dirigentes del PRO y la Coalición Cívica en las últimas semanas, y se selló un acuerdo político de convivencia para bajar el nivel de hostilidad interna.

“La idea es llegar a las elecciones con competencia interna pero sin agresiones ni situaciones que pueda generar divisiones a futuro”, dijo a este medio un dirigente que estuvo en el encuentro que se realizó de forma virtual.

En la reunión sobrevoló la idea de que una disputa interna que se salga de los parámetros de una competencia en instancia de elecciones primarias podría dañar al espacio, cuando la mesa nacional coincide en que hay que sostener la unidad para derrotar al kirchnerismo.

De este encuentro participaron el fundador del PRO y ex presidente de la Nación, Mauricio Macri; Rodríguez Larreta; Bullrich, María Eugenia Vidal y Humberto Schiavoni.

Por la Unión Cívica Radical estuvieron el presidente del Comité Nacional y diputado por Mendoza, Alfredo Cornejo; el diputado cordobés Mario Negri; y el senador formoseño, Luis Naidenoff.

A su vez, por la Coalición Cívica-ARI estuvieron el diputado y presidente del espacio, Maximiliano Ferraro; Juan Manuel López; Maricel Etchecoin; y el referente del Peronismo Republicano, Miguel Ángel Pichetto.

En un principio, la presidenta del PRO, Patricia Bullrich, había impulsado la idea de establecer un “código de ética” interno para evitar que se crucen críticas que pudieran exponer a los dirigentes, principalmente a los que formaron parte del Gobierno de Mauricio Macri.

Esto había generado cierto ruido en la Unión Cívica Radical (UCR), que durante el gobierno de Macri pidió varias veces que el PRO le abriera la puerta del despacho en el que se tomaban las decisiones más trascendentales para el diseño y la ejecución de las políticas públicas. E incluso el radical Gerardo Morales, gobernador de Jujuy, salió a fustigar lo que él consideró una campaña de desprestigio del PRO para con el primer precandidato a diputado nacional por el radicalismo en la provincia de Buenos Aires, Facundo Manes.

Morales le apuntó por ello al jefe de Gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta. Ambos tienen intenciones de liderar la fórmula presidencial que vaya a proponer Juntos por el Cambio en 2023. Si bien se acordó no dar detalles sobre las opiniones de cada dirigente respecto de lo que viene ocurriendo con los cruces en la provincia de Buenos Aires, hubo consenso para hablar con la líder de la Coalición Cívica, Elisa Carrió, para que no denuncie a Manes.

Carrió había anunciado que va a denunciar al neurocientífico ante la Justicia porque la “injurió” al “mentir” sobre que ella le había ofrecido ser su compañero de fórmula como precandidato a vicepresidente en 2015. Otro dirigente que participó del encuentro de este lunes le dijo a este medio que se llegó a la conclusión de que no hacía falta un código de ética ni un manual porque “alcanza y sobra con un acuerdo político de convivencia”.

Según el análisis de este dirigente que se mantuvo al margen de los cruces entre el PRO y Manes, un manual hubiera puesto a toda la prensa a mirar quién dejó qué cosa y a Juntos por el Cambio como un gran espacio de confrontaciones. Según se pudo reconstruir de la reunión, la mesa nacional del principal espacio opositor al Gobierno buscó consensuar entre cuatro y cinco ejes que deberán priorizar los precandidatos en todas las provincias.

“El objetivo de esos ejes es que se destaque que la unidad es el valor máximo a defender por todos nosotros. La sociedad argentina nos pide unidad y fortaleza para frenar al kirchnerismo”, dijo un dirigente. Como principio de una nueva etapa en la campaña rumbo a las elecciones primarias, los que estuvieron presentes en el encuentro no hablaron este lunes de ninguna persona en particular, por lo que nadie fue apuntado por las disputas discursivas de las últimas semanas.

Tampoco se hizo alusión a ningún episodio en particular durante la reunión de hoy, dijo un participante. Se priorizó mirar hacia adelante, para lo que resta de la campaña rumbo al 12 de agosto cuando se celebren las primarias. En los próximos días, Juntos por el Cambio dará a conocer un informe de las tres fundaciones (Alem, Pensar y Hannah Arendt) en el que se podrán observar los principales acuerdos programáticos que se trabajaron en conjunto.

Corresponsalía Buenos Aires


Comentarios


Juntos por el cambio bajó los decibeles de su interna con un “acuerdo político de convivencia”