Exclusivo Suscriptores

Estafa al Ipross: finalmente, Weretilneck no será citado a declarar en el juicio

El gobernador electo y otra docena de funcionarios no responderán preguntas. La abogada de los imputados dijo que desistió “condicionada”.

El gobernador electo, Alberto Weretilneck, no declarará en el juicio por la millonaria estafa al Ipross.

La defensa de los farmacéuticos de Roca acusados por el fraude a la obra social del Estado rionegrino desistió del testimonio del senador y presidente de Juntos Somos Río Negro, como también de otra docena de funcionarios, dirigentes y legisladores que aparecían en la lista de testigos para el proceso penal.

La decisión fue convalidada en una audiencia realizada días atrás, donde se construyó un marco de coincidencia entre las partes sobre la irrelevancia de esas declaraciones, que iban a recibirse por escrito.

Sin embargo, detrás de esa formalidad aparece latente el conflicto desatado por las citaciones al juicio a referentes del poder político provincial. Y eso quedó a la vista con la exposición de la abogada Patricia Espeche, quien aseguró que el desistimiento tenía que ver con la presión ejercida por el entorno de Weretilneck y de los diputados Luis Di Giacomo y Agustín Domingo, quienes la denunciaron ante el Tribunal de Ética del Colegio de Abogados General Roca por supuestas irregularidades en su desempeño.

“La suscripta fue amedrentada o intimidada por Weretilneck, Di Giacomo y Domingo. Es obvio que el desistimiento era condicionado”, afirmó Espeche en la audiencia.

La exdefensora de Fabio Caffaratti y actual representante del resto de los imputados, Raúl Mascaró, Rodolfo Mastandrea y Sandra Fasano, presentó un escrito informando su decisión y ante un pedido de la querella (Fiscalía de Estado), detalló el alcance y los motivos de ese cambio de rumbo.

En ese momento dijo que “no fue una decisión libre, sino que fue condicionada” y que por eso “hago responsable a todos los que llegaron acá sobre la presión a la suscripta y de manera indirecta a mis asistidas”.

Esa última mención generó un contrapunto con el presidente del tribunal que lleva adelante el juicio.

“El tribunal deja sentado que de parte del tribunal nunca existió no va a existir ningún tipo de presión. En caso de que la doctora se sienta presionada por parte de algún tercero, puede hacer la denuncia correspondiente”, manifestó el juez Oscar Gatti, secundado por Laura Pérez y por Luciano Garrido.

Sin embargo, Espeche insistió en su postura y respondió que “no he tenido todas las garantías de parte del poder político ni del Poder Judicial”.

El desfile y la denuncia

Weretilneck y una veintena de dirigentes, funcionarios y legisladores habían sido incluidos en la extensa lista de testigos para el juicio por la estafa al Ipross, a propuesta de las defensas de los imputados.

Si bien no se conoció el listado de preguntas para ellos, desde esa parte siempre se insistió en la teoría de que el eventual perjuicio a la obra social nunca se hubiese podido materializar sin la acción u omisión de actores políticos, sobre todo teniendo en cuenta que se trata de hechos ocurridos desde el 2013 hasta el 2019.

Siguiendo esa línea, en octubre del año pasado uno de los acusados -Caffaratti- prometió a los gritos en una audiencia que por el juicio iban a “desfilar” todos los funcionarios.

Aquellas palabras fueron conectadas con la notificación recibida a mediados de año por Weretilneck, Di Giacomo y Domingo, donde -según entendieron- se les advertía que si no se presentaban a declarar podrían ser llevados a tribunales por la fuerza pública.

Para el senador y los diputados, el contexto demostraba una animosidad contra ellos y por eso decidieron presentar, a través de apoderados, una denuncia contra la abogada Espeche ante el Tribunal de Ética del Colegio de Abogados.

Consultada por Diario RÍO NEGRO, Espeche sostuvo que “en esta causa y en todas las que le circundan, las injerencias políticas son demasiado groseras”.

“Hicieron lo imposible para qué los desista desde el 10 de noviembre del 2022. De varías formas intentaron colocarme mordaza; presiones de todo tipo. La verdad, considero que no lo merezco. No es mi tema personal, porque yo defiendo, no entrego a nadie para que alguien conserve su silla en el Estado”, enfatizó la abogada.


Adherido a los criterios de
Journalism Trust Initiative
Nuestras directrices editoriales
<span>Adherido a los criterios de <br><strong>Journalism Trust Initiative</strong></span>

Comentarios

Este contenido es exclusivo para suscriptores

Ver Planes ¿Ya estás suscripto? Ingresá ahora