Estafa al Ipross: un acusado reaccionó y prometió que “van a desfilar todos los funcionarios”

El farmacéutico Caffaratti habló luego del sobreseimiento de su exesposa. Dijo que el Ministerio Público “está protegiendo a determinadas personas”.





“Vamos a ir a juicio, no tengo ningún problema. Vamos a poner todas las cartas en la mesa y van a desfilar todos los funcionarios acá, uno por uno”. Ese fue el desafío que lanzó el farmacéutico roquense Fabio Caffaratti durante la última audiencia judicial por la millonaria estafa al Ipross.

Minutos antes de esa airada reacción, Cecilia Balladini -la expareja de Caffaratti- había sido sobreseída en el proceso, a partir de un pedido de su abogado defensor, que no tuvo oposición por parte del Ministerio Público Fiscal ni de la Fiscalía de Estado de la Provincia.

Esa situación llevó al dueño de la farmacia Tucumán a perder la calma que había mantenido desde el 2019, cuando se abrió la investigación por el perjuicio a la obra social del Estado rionegrino.

“El Ministerio Público está haciendo todo mal, está protegiendo a determinadas personas y nos está metiendo en algo a nosotros, que no tenemos nada que ver. Está defendiendo a los políticos y a montones de gente del Colegio de Farmacéuticos, que tendrían que estar sentados acá y no están. Y no los quieren traer”, sostuvo.

La jueza de Garantías, María Gadano, intentó intervenir en distintas oportunidades, pero el relato de Caffaratti no se detuvo, avanzando incluso sobre su exesposa.

“A Balladini no la quisieron investigar tampoco, porque yo si quiere le traigo las pruebas. Si quiere le traigo las pruebas para que vean que ustedes no investigaron nada. No hicieron absolutamente nada con Balladini. Al contrario, la protegieron y con Vincenty (NdR: el abogado defensor de la mujer) han arreglado por el costado, para sacarla. Y nos tienen a nosotros metidos, sin haber hecho nada”.

El sobreseimiento de la expareja del farmacéutico se definió el viernes pasado, cerrando una semana que empezó con otra decisión relevante: la admisión de responsabilidad de otras dos imputadas -Marcela Gil y Marianela Guidi- quienes aceptaron una condena de tres años de prisión en suspenso, en el marco de un juicio abreviado.

De esta manera, de los siete imputados que tuvo la causa inicialmente, dos exdueñas de una farmacia (que no son farmacéuticas) ya fueron juzgadas y una tercera quedó liberada de toda responsabilidad penal.

Así las cosas, el futuro juicio oral y público sería a los otros cuatro imputados, que son todos farmacéuticos: Caffaratti, Rodolfo Mastandrea (dueño de la farmacia Araucana), Raúl Mascaró (dueño de la farmacia Santa Teresita) y Sandra Fasano (exauditora del Colegio de Farmacéuticos).

«No pueden decir que les sacamos un mango»

Esa conformación del escenario fue la que llevó a Caffaratti a asegurar que “el fiscal de Estado está enconado con nosotros, entonces nos tienen a las vueltas, para llevarnos a la acusación, llevarnos a juicio, sin ningún tipo de prueba”.

“Porque las pruebas… vamos a la parte contractual. A ver qué dice el Ipross en la parte contractual, todas las auditorías que hicieron, todas las cosas que hicieron. Y no pueden decir nada, que les sacamos un mango, porque el Ipross tiene que controlar la facturación, como lo debe haber hecho y no tuvo un solo débito de mi farmacia”, agregó.

Luego de eso, sostuvo mirando a los fiscales Teresa Giuffrida y Gastón Britos Rubiolo que “todas esas cosas que trajo el Colegio de Farmacéuticos a ustedes, es toda porquería pura. Porque hay un problema político con nosotros. Y ustedes se la comieron, se la creyeron. Y nos están llevando a nosotros”.

Ahí fue cuando lanzó su advertencia, afirmando que “vamos a ir a juicio, no tengo ningún problema”, pero “vamos a poner todas las cartas en la mesa y van a desfilar todos los funcionarios acá, uno por uno. No hay ningún problema”.


La “doble vara” y los “caprichos” de la Fiscalía


En la última audiencia, la jueza de Garantías, María Gadano, resolvió no hacer lugar al pedido de sobreseimiento para los cuatro imputados principales, algo que fue cuestionado severamente por la defensora Patricia Espeche, reprochando la doble vara de la Justicia ante los diferentes acusados por la estafa al Ipross.

“Está bien que salgan Balladini, Gil y Guidi, pero es de sentido común que se vayan las otras cuatro personas”, sostuvo la abogada, que presentó un pedido de revocatoria ante la resolución.

Luego consideró que “nadie dijo por qué sostener” como imputados a sus defendidos, opinando que eso es así “sólo por una cuestión caprichosa de la Fiscalía”.

“La vara de la Justicia no está en la debida posición”, planteó Espeche antes de pedirle a la jueza que “recapacite” porque “no hay una prueba común que me pueda mencionar”.

Ante eso, Gadano le recordó que el sobreseimiento de Balladini formaba parte de una decisión del Ministerio Público, que dijo que luego de la formulación de cargos, con la prueba producida, no tenía la certeza suficiente para llevarla a juicio.

“Yo no lo meritué, porque no fue necesario. No me corresponde merituar prueba”, insistió la magistrada.

Gadano también hizo una aclaración con respecto a Gil y Guidi, recordando que no “salieron” de la causa, sino que fueron condenadas, en un proceso de juicio abreviado que de todas maneras tiene implicancias “graves”.


Comentarios

Comentarios

Para comentar esta nota debes tener tu acceso digital.
¡Suscribite para sumar tu opinión!

Suscribite

Logo Rio Negro
Estafa al Ipross: un acusado reaccionó y prometió que “van a desfilar todos los funcionarios”