Crimen en Rincón: amenazas a testigos y a uno de los abogados defensores

Este viernes serán los alegatos de la fiscalía y de los defensores. Luego el jurado popular pasará a deliberar. Las complejidades del caso.





La última audiencia previa a los alegatos fue casi un sálvese quien pueda para los tres imputados del homicidio de Hugo Lima, ocurrido en Rincón de los Sauces el 15 de septiembre de 2021. Los testigos aportados por dos de los imputados, Emilio Verdugo y Rodrigo Nicolás Melivilo, complicaron la situación del tercer acusado, Dardo Soria, y después recibieron amenazas. Cuando lo retiraban de la sala, el hombre lanzó una frase intimidante contra uno de los defensores de Verdugo.

La amenaza fue dirigida contra el abogado José Luis Miranda, quien puso en conocimiento de inmediato al juez Marco Lupica Cristo y al fiscal jefe Pablo Vignaroli. Pero desistió de presentar una denuncia formal.

En cambio las dos mujeres presentaron las denuncias, según informó el abogado Fabián Flores.

Este viernes serán los alegatos. La fiscalía y la defensa tienen por delante un enorme desafío: presentarle al jurado popular, de forma ordenada y convincente (cada cual para sus intereses), la enorme cantidad de información recopilada en cuatro jornadas de juicio oral.


Qué dirá la fiscalía


En las primeras tres audiencias, el fiscal jefe Pablo Vignaroli y la fiscal del caso Rocío Rivero presentaron sus pruebas de cargo. No hay testigos presenciales del asesinato de Lima, pero está el registro de cámaras de vigilancia: puede observarse a tres personas atacar a otra en la vía pública.

Por el horario, los desplazamientos, la ropa, rastros de ADN y otras pruebas complementarias, la fiscalía asegura que esas tres personas son Soria, Verdugo y Melivilo.


Cruces entre defensores


Este jueves los defensores aportaron sus propios testigos, y la fiscalía asistió cruzada de brazos a las discusiones entre los abogados de los imputados. Porque dos mujeres desvincularon a Verdugo y Melivilo y comprometieron a Soria en el homicidio, lo que dio lugar a objeciones y planteos varios.

Una de las testigos llegó a declarar que Soria le confesó que había matado a Lima, y que los otros dos jóvenes no tenían nada que ver. La otra, en tanto, dijo que Verdugo y Melivilo se retiraron de la vivienda de Soria antes de que llegara Lima, y que en su lugar entraron otras dos personas cuyos nombres no recuerda.

Las dos testigos coincidieron en que le compraban cocaína a Soria, quien niega ser vendedor.

Después de la audiencia las dos recibieron amenazas. Una de ellas por parte de la familia de la víctima, y la otra del imputado Soria, según relató el abogado Flores, quien asiste a Verdugo y las ofreció como testigos.


Crímenes violentos


Según quedó expuesto a lo largo del juicio, la víctima, los imputados y la mayoría de los testigos eran adictos a la cocaína. El consumo y tráfico parecen fuera de control de las autoridades sanitarias y de las fuerzas de seguridad en la ciudad petrolera.

Además de ser un problema de salud pública, la presencia de cocaína en la ciudad provoca que los crímenes sean cada vez más violentos.

A Lima lo ejecutaron con un revólver calibre .38 (más o menos equivalente a una 9 milímetros) de dos disparos en la cabeza efectuados a menos de un centímetro de distancia. Uno le ingresó por la frente y el otro por la nuca.

Además le aplicaron puñaladas y picana eléctrica. Una de las testigos que declaró este jueves dijo que sabía que Soria tenía este elemento en su casa. «Yo vendo picanas, licuadoras, cosas así, electrodomésticos», relató con naturalidad.


Relación con otro homicidio


A su vez, el asesinato de Lima estaría relacionado con el homicidio sin esclarecer de Carlos «Chala» Rodríguez, ocurrido el 9 de marzo en Rincón de los Sauces.

«Chala» era hijo de crianza de Soria, quien al parecer está convencido de que Lima tuvo que ver con su muerte. La amenaza que le lanzó al abogado fue: «estás usando la muerte de mi hijo para salvar a tu cliente, ya me la voy a cobrar».

Lima pertenecía a un grupo identificado como «La 33» (tenía tatuado ese número). Según los abogados defensores, son una organización delictiva; para la fiscalía es apenas una tribu urbana.

Un remisero declaró el martes que estuvo a punto de ser ejecutado por un sicario, contratado por familiares de Lima que lo creían relacionado con el homicidio. Desde entonces vive en otra provincia.

Un cabo suelto de la investigación es el DNI hallado en la vivienda de Soria, que pertenece al hermano de un alto dirigente del gremio de petroleros privados. Un policía declaró que lo investigaron, y que ese día el hombre no estaba en la localidad.


Instrucciones al jurado


¿Qué tendrá que decidir el jurado popular? Las instrucciones son una parte clave del juicio, y se prevé un intrincado debate entre la acusación y las defensas hasta consensuar una redacción única.

Lo más probable es que les ofrezcan un menú de alternativas.

Entre ellas, deberá optar: si los tres imputados son responsables del homicidio de Lima, o sólo alguno o algunos de ellos. O ninguno.


Comentarios

Comentarios

Para comentar esta nota debes tener tu acceso digital.
¡Suscribite para sumar tu opinión!

Suscribite

Logo Rio Negro
Crimen en Rincón: amenazas a testigos y a uno de los abogados defensores