Se cumplen tres años de la muerte del oficial Mandagaray durante un curso policial en Bahía Creek

Durante la realización de un curso del COER en Bahía Creek, el joven policía fue obligado a ingresar al agua cargando un tronco. Hubo dos juicios, uno de ellos fueron condenados cuatro instructores mientras que el restante fueron absueltos dos jefes de capacitación.

Este lunes se cumplirán tres años de la muerte de Gabriel Mandagaray, el oficial de 21 años que murió ahogado durante un curso para ingresar al Cuerpo de Operaciones Especiales y Rescate (COER) en Bahía Creek. Hubo dos juicios, en el primero fueron condenados cuatro instructores, mientras que el segundo fueron absueltos los dos jefes encargados de la capacitación.

El 15 de abril de 2021 la muerte de Gabriel Mandagaray conmocionó a la sociedad y puso la lupa sobre la formación de los uniformados. El oficial principal de la Policía de Río Negro, murió «ahogado, por asfixia por sumersión» y que «sufrió una hemorragia subaracnoidea traumática», según el informe final de la autopsia.

Todo sucedió en Bahía Creek, cuando se realizaba el curso. Ese día, Mandagaray llegaba con «un excesivo desgaste físico, con ausencia de alimentación e hidratación, falta de descanso y cuidados mínimos, sumado al ingreso al agua de alguien que dijo que no sabía nadar, ni más ni menos que con un tronco con el cual golpeaba a raíz de los movimientos de marea, llevó a que Gabriel por dentro no pueda más y se hunda», había afirmado el abogado querellante Damián Torres, durante el primer juicio.

El caso desnudó un curso lleno de irregularidades. Además de maltratos físicos y psicológicos, que fueron relatados durante el juicio; también se determinó que se trató de un curso en un lugar y en condiciones que no eran las aprobadas por la Resolución correspondiente del Jefe de Policía de Río Negro omitiendo el cumplimiento de la misma.

Durante el primer juicio fueron condenados los cuatro instructores y con la confirmación del Tribunal de Impugnación: Alejandro Gattoni fue penado con 4 años y 10 meses de prisión, Alfredo Nahuelcheo a 4 años y seis meses, y Maximiliano Vitali Méndez y Marcelo Contreras, a 4 años y tres meses; además recibieron inhabilitaciones para desempeñar funciones policiales.

Sin embargo, el segundo juicio sobre dos funcionarios del área de capacitación encargados de diseñar y autorizar el plan general, no tuvo esa misma resolución. El director General de Capacitación y Perfeccionamiento, Carlos Grasso, y el Jefe del Departamento Académico, Oscar Szymanski, que ocupaban esas jerarquías cuando ocurrió la muerte de Mandagaray, fueron absueltos.

Luego de ese fallo, Adriana Fabi -la mamá del oficial Gabriel Mandagaray-, publicó una carta pública a los medios y a través de las redes sociales criticó duramente a la Justicia. «Hay jueces que están muy lejos de la realidad» y se preguntó si «nadie tenía que controlar» los cursos en que le costaron la vida al oficial Mandagaray en Bahía Creek.


Adherido a los criterios de
Journalism Trust Initiative
Nuestras directrices editoriales
<span>Adherido a los criterios de <br><strong>Journalism Trust Initiative</strong></span>

Formá parte de nuestra comunidad de lectores

Más de un siglo comprometidos con nuestra comunidad. Elegí la mejor información, análisis y entretenimiento, desde la Patagonia para todo el país.

Quiero mi suscripción

Comentarios