Kunstmann abre sucursal en Bariloche

En la primavera del 2013 Kunstmann abrirá su primera sucursal argentina en Bariloche. El inicio de una de las marcas súper premium más conocidas de Chile comenzó a principios de los 90, cuando el ingeniero Armin Kunstmann comenzó a elaborar cerveza para su familia y amigos. La primera, de tipo Lager, gustó mucho. Armin montó una microcervecería en el garaje y la comenzó a comercializar desde “Cervecería Valdivia Limitada”. La elaboraba, envasaba y vendía a hoteles, restaurantes y amigos. Su profesión, ingeniero químico, facilitó el acceso a la información y en particular influyó el libro de Charlie Papazín, “The complete joy of home brewing”. Respetó a rajatabla el edicto de pureza alemán de 1956 que establece que debe elaborarse con agua, cebada malteada, lúpulo y levaduras. Con el correr de los años comenzó a venderse muy bien en Valdivia y otras ciudades chilenas. Llegó el tiempo de dar el salto y crecer. En 1997, merced a aportes de capital (familiares y créditos bancarios) se construyó en Valdivia, en la zona de Toro Bayo, una cervecería, que además permitía ver el proceso de elaboración y un restaurante. “Con la misma pasión que en el garaje pero con infraestructura moderna y la dedicación de maestros cerveceros, pudimos garantizar que la calidad fuera uniforme para todos los productos”, explicó Armin. Asociado con CCU, hoy la exporta a Brasil, Colombia, Australia y México, entre otros países.


Comentarios


Kunstmann abre sucursal en Bariloche