La Corte pone en jaque el cobro de tasas del Cippa

El máximo tribunal concedió una medida cautelar a la empresa cordobesa Arcor para liberarla del pago. La firma sostiene que el gobierno neuquino no puede gravar el tránsito de alimentos.



#

El control bromatológico de Neuquén quedó bajo la mira. (Foto: juan thomes )

La empresa Arcor de Córdoba no volverá a pagar la inspección bromatológica que cobra el Control de Ingreso Provincial de Productos Alimenticios (Cippa). Una medida cautelar dispuesta por la Corte Suprema de Justicia de la Nación le ordenó al gobierno de la provincia de Neuquén hace unas semanas que se abstenga de cobrar las tasas, en una medida que podría sentar precedentes y poner en jaque la barrera.

La Corte hizo lugar al pedido de Arcor, que sostuvo que el cobro del canon de inspección que cobra el Cippa es “una violación al derecho de propiedad y a ejercer libremente la industria lícita y que, asimismo, vulnera el principio de reserva legal y es contrario a la seguridad jurídica”.

En ese contexto la demanda realizada sostiene que el cobro de esa tasa de inspección genera una especie de aduana interior dentro de la provincia lo que resulta prohibido, porque implica gravar la circulación interjurisdiccional de bienes.

También cita el artículo 75, del inciso 13 de la Constitución nacional, donde “acuerda al gobierno federal la competencia exclusiva para regular el comercio interjurisdiccional y, en idéntica linea con ello, el Código Alimentario Argentino garantiza la libre circulación de alimentos en todo el territorio nacional”.

La empresa aclara que frente a esto la provincia no tiene facultades para controlar alimentos en tránsito, ni cobrar tributos, ya que todos los establecimientos que tiene están habilitados por el Senasa.

Para justificar su pedido, Arcor no solo se basó en las leyes sino también en fallos anteriores de similares características que fueron interpuestos por el tribunal. El último, es de noviembre del 2015 e involucra a la empresa Ilolay.

Un servicio polémico

Costos y críticas

En la actualidad el cobro de tasas está vigente y difiere de acuerdo al producto que ingrese. Por ejemplo para alimentos de origen vacuno se cobran $17 por cada media res, para corderos $12 la unidad, para quesos $0,30 el kilo, al igual que fiambres, helados o postres.

Acceder a las estadísticas sobre la cantidad de alimentos que ingresan a la provincia no es tarea fácil. En el último anuario estadístico de la provincia no figuran, y desde la dirección del Cippa prefirieron no dar información a la prensa.

El cobro del derecho de inspección bromatológica y de documentación de los alimentos que ingresan en Neuquén fue creado en 1997 y no es la primera vez que reúne detractores.

En 2002 los distribuidores mayoristas y los transportistas de productos alimenticios repudiaron un aumento en las tasas.

“El cobro de la tasa se traduce en la violación al derecho de propiedad y a ejercer libremente una industria que es lícita”,

sostiene el pedido de Arcor, que consiguió el aval de la Corte Suprema.

Datos

“El cobro de la tasa se traduce en la violación al derecho de propiedad y a ejercer libremente una industria que es lícita”,

Comentarios


La Corte pone en jaque el cobro de tasas del Cippa