La crisis no cede en Chile: saqueo y peleas en un emblemático shopping de Santiago

Protestas, incendios y enfrentamientos constantes, una policía cuestionada y agotada elevan la tensión y debilitan al gobierno de Sebastián Piñera, a seis semanas del estallido social. Ayer se enfrentaron clientes, guardias y saqueadores en Parque Arauco. Wall Mart podría decidir despidos masivos. Una mujer perdió la vista por la represión



Decenas de manifestantes y encapuchados ingresaron el miércoles a la fuerza al centro comercial Parque Arauco, uno de los más grandes y populares en Santiago, donde enfrentaron a los guardias al interior de las tiendas en el marco de la grave crisis social en Chile.

Algunos encapuchados sustrajeron extintores para apagar un incendio en uno de los patios de una zona donde se encuentran tiendas de marcas exclusivas de este gran centro comercial en el acomodado barrio de Las Condes.

Guardias y clientes que se encontraban en el lugar intentaron detenerlos a la fuerza, lo que dio lugar a peleas, según mostraron imágenes difundidas por medios locales extraídas de redes sociales.

Otros manifestantes también activaron los extintores en medio de gritos en contra del gobierno, e intentaron ingresar a las tiendas. Los empleados de algunas tiendas reaccionaron bajando las persianas metálicas para impedir el ingreso de los manifestantes, en su mayoría jóvenes.

El Parque Arauco fue cerrado, mientras que decenas de vehículos y camiones realizaban otra protesta paralela fuera del centro comercial, en contra del cobro de peajes en autopistas en Santiago.

Durante la noche del martes y madrugada del miércoles un centenar de "eventos graves" -según el gobierno- se registraron en varias ciudades del país, con incendios y ataques a buses, estaciones del ferrocarril metropolitano, las oficinas de un diario y un tradicional hotel en La Serena (norte), lo que llevó a Piñera a alertar que "en muchos lugares el orden público fue sobrepasado".


"La violencia está causando un daño que puede ser irreparable", agregó el mandatario, en un mensaje en el palacio de gobierno, en el que apuró al Congreso a aprobar leyes para aumentar las sanciones para quienes provoquen desórdenes públicos y anunció que a partir del lunes 2.500 nuevos policías se integrarán a las labores de control.

Durante 41 días de protesta enmarcadas en la peor crisis que ha vivido Chile en las últimas tres décadas, los saqueos e incendios a comercios se han repetido en Santiago y otras ciudades, provocando pérdidas millonarias.

Desde el 18 de octubre la gran mayoría de los centros comerciales de Chile, muy populares entre la población, estuvieron cerrados al menos los 10 primeros días de la crisis. Desde entonces no ha habido una reanudación de las actividades comerciales en sus horarios habituales debido a las protestas y a que el sistema de transporte público también modificó sus horarios.

La crisis socio-política ha dejado a la fecha 23 muertos, miles de heridos y cerca de 300 personas con lesiones graves en los ojos por balines disparados por la Policía.

Wall Mart advierte por posibles despidos

La minorista estadounidense Walmart dijo que unos 5.000 puestos de trabajo de sus supermercados en Chile han sido puestos en riesgo por la crisis.
"Junto con lamentar y condenar estos hechos -que solo en el último mes han puesto en riesgo la fuente laboral de cerca de 5 mil personas- la compañía reitera el llamado a garantizar las mínimas condiciones de seguridad en sus locales para seguir cumpliendo con el rol de abastecer a las familias chilenas", indicó un comunicado de Walmart.


La minorista estadounidense, que controla los supermercados Líder, uno de los más grandes de Chile, Express, SuperBodega aCuenta y Central Mayorista, denunció que "34 locales han sido quemados, 18 completamente destruidos y un total de 97 supermercados cerrados", en todo el país desde que comenzó la crisis el 18 de octubre.

Quedó ciega por la represión

Una mujer de 36 años quedó ciega tras ser golpeada en el rostro por una bomba lacrimógena de la policía durante disturbios en el sur de Santiago, en el marco de la crisis socio-política en Chile, informó este miércoles el Instituto Nacional de Derechos Humanos (INDH).

El INDH anunció que presentará una demanda en contra del cuerpo de Carabineros (Policía uniformada) "por el homicidio frustrado" de Fabiola Campillay, de 36 años, quien de acuerdo a lo denunciado por su hermana y su esposo, "recibió una (granada) lacrimógena en su rostro que le hizo perder ambos ojos", indicó la organización humanitaria en su cuenta oficial de Twitter.

Este incidente ocurrió la noche del martes, cuando Campillay se dirigía junto a su hermana a su trabajo en la comuna de San Bernardo (sur de Santiago). Fue entonces que sufrió el impacto del cartucho de una bomba lacrimógena de la Policía en medio de disturbios que ocurrían en las vías del tren central de la capital chilena.

La mujer fue trasladada a un centro médico de San Bernardo para ser atendida por diversas lesiones en la cabeza y rostro. Allí se constató que perdió la visión en los dos ojos.


Comentarios


La crisis no cede en Chile: saqueo y peleas en un emblemático shopping de Santiago