La crisis política afecta el Barcelona-Real Madrid



La crisis política y social en Catalunya ha convertido al clásico de la Liga en una cuestión de Estado. El Barcelona-Real Madrid por la fecha 9 de la Liga está pautado para el 26 de octubre en Camp Nou.

Hay preocupación desde la Liga, la Federación y los clubes, pero no fueron los únicos. Desde el gobierno del país ibérico no quieren que la causa independentista evite la disputa del partido más importante en el deporte español que lleva más gente. De esa forma, interpretan las altas esferas políticas, el reclamo ganaría aun mayor visibilidad.

Cabe recordar que hasta ayer la iniciativa era rotar la localía y que el partido del sábado 26 se juegue en el Bernabeu y el semestre siguiente se haga en Camp Nou. Sin embargo esa decisión impactaría en lo deportivo, ya que contar con el apoyo o la presión del público propio no es lo mismo para ninguno de los dos equipos.

En las últimas horas, los incidentes y protestas no mermaron en los barrios independentistas de Barcelona y la realización del clásico para dentro de 9 días es una completa incógnita.

Barcelona y Real Madrid tienen hasta el lunes para presentar las alegaciones oportunas, aunque la decisión no está en sus manos y el cambio de estadio se podría dar aunque se nieguen.


Comentarios


La crisis política afecta el Barcelona-Real Madrid