La cuarentena agravó la crisis para crianceros y ceramistas de Neuquén

Ambos sectores piden ayuda de Provincia. Aseguran que el cierre del matadero y la recesión económica ya los habían afectado duramente.



Ceramistas piden un aporte de $20.000 por la paralización de la actividad. (Archivo Mauro Pérez).-

Ceramistas piden un aporte de $20.000 por la paralización de la actividad. (Archivo Mauro Pérez).-

Los ceramistas y los crianceros de la meseta de Neuquén pidieron asistencia al Gobierno provincial porque, aseguran, la cuarentena agravó aún más su situación económica y temen por el futuro. Los primeros apuntan a la recesión como antecedente negativo y los segundos, al cierre del matadero de Colonia Rural Nueva Esperanza porque no pueden faenar.

Alrededor de 90 crianceros le solicitaron forrajes para alimentar a sus animales al ministro de Producción, Facundo López Raggi, informó uno de ellos, Jorge Bascuñan. Explicó que su situación se volvió crítica cuando se cerró el matadero porque no tenían dónde faenar para poder vender los animales.

Así, los cerdos se pasaron del peso requerido para venderlos en febrero y los productores no pudieron contar con dinero en efectivo para comprar alimento. Además, Bascuñan denunció que el maíz aumentó un 30% en lo que va del año y que hay mucha especulación. Esto, sumado a las dificultades de traslado de insumos propias del contexto, hace que teman un desabastecimiento.

Bascuñan contó que no todos sus vecinos de la Colonia fueron censados porque la tarea se realizó a través de Whatsapp. Manifestó su preocupación porque, describió, la mayoría de los crianceros viven de la jubilación mínima o de changas. En este sentido, resaltó el impacto negativo que tuvo el cierre del basural para el barrio, porque muchos de los vecinos encontraban alimento sus animales en el lugar o material para revender.


Ceramistas piden $20.000


Los cerámicas bajo gestión obrera de Neuquén (Zanon, Neuquén y Stefani) solictaron al Gobierno provincial un aporte de $20.000 porque tuvieron que parar su producción por la cuarentena. También solicitaron un permiso de circulación para que un grupo de trabajadores constituya una guardia mínima que realice el mantenimiento de las plantas industriales.

"El objetivo es “garantizar la seguridad de las mismas y evitar accidentes como consecuencia de escapes de gas o cortocircuitos eléctricos ya que existe maquinaria que queda en stand by y requiere mantenimiento mínimo”, explció el diputado del FIT, Andrés Blanco.


Comentarios


La cuarentena agravó la crisis para crianceros y ceramistas de Neuquén