La gran aventura de Jorge y su perra Lola: de La Quiaca a Ushuaia en bicicleta por la ruta 40

Viajan en estas horas por el norte neuquino. Ayer llegaron a Chos Malal y el próximo objetivo es Las Lajas. El santiagueño Jorge Gómez fue medallista panamericano de Taekwondo y como personal trainer entrenó a Mauro Viale y su hijo Jony. Une el país de norte a sur acompañado por una amiga entrañable que le dio el camino.





“Poder almorzar con mi perrita a la orilla de la ruta 40 es ser afortunado. Hay cosas que el dinero no puede comprar”, dijo Jorge en el video filmado en Mendoza hace dos semanas y le llovieron los pulgares para arriba. La imagen: Lola come su alimento balanceado y él un guisito glorioso preparado en una pequeña cocina que diseñó, sentado en su silla plegable azul entre las piedras y las matas, con la bicicleta y las alforjas a su izquierda y una montaña detrás.

Jorge y Lola en la bici en Chos Malal, con un nuevo amigo. Foto Jorge Gómez / Memorias de Bicicleta.

Nada más que eso y todo eso, la inmensa sensación de libertad en un viaje para recorrer la Argentina sobre ruedas, el sueño de tantos. Él se animó, pero para eso hay que ponerle el pecho al frío, al calor, la nieve, la lluvia. “Y hay que pedalear, hermano, hay que pedalear”, dice en una videollamada a través de WhatsApp en un alto al service que le hace a su bici rodado 29 de 24 velocidades antes de volver al camino.

Postal viajera. Jorge, Lola, la bici y la carpa con las montañas de fondo, a metros de la ruta 40 en San Rafael, Mendoza. Foto Jorge Gómez / Memorias de Bicicleta.

Hay que pedalear para mover una carga de 208 kilos que incluye su propio peso a una velocidad crucero de entre 12 y 15 km/h en las rectas asfaltadas. Puede ser menos en una trepada o un zigzag, pero puede llegar a 25 km/h a puro salto, volantazo y freno en una bajada extrema. En promedio, avanza unos 100 km por jornada. ¿Cómo sabe el peso exacto? Los subieron a una balanza industrial en Mendoza y así se sacó la duda.

Por estos días, Jorge Gómez avanza por el norte neuquino, sorprendido por su belleza. Pasó por Barrancas, Buta Ranquil y ayer hizo noche en Chos Malal. “Cuantos lugares lindos hay para descubrir en nuestro país”, comenta entusiasmado mientras describe los volcanes y los puestos de los crianceros que lo impactaron y agrega que está feliz de las manos generosas que se extienden para ofrecerle una cama y un plato de comida. O los que se paran frente a la carpa, aplauden como si fuera una casa y le preguntan si necesita algo.

“La gente es increíble. Gracias por tanto”, dice. También le dejan un lugar para que arme campamento o le aconsejan sobre los lugares para descubrir y para evitar. «Todo eso para mi es vital», dice Jorge.

En los paisajes salteños antes de que se sumara Lola al viaje. Foto Jorge Gómez / Memorias de Bicicleta.

Viaja con Lola, esa compañera entrañable que le dio el camino, que va adelante de la bici en un cesto montado sobre un soporte con un polar que la protege del frío. Desde ahí ya le metió un par de ladridos a los burros y caballos que se cruzan y que mira asombrada en ese mundo nuevo que se le presenta cada día.

En un tramo antiguo de la Cuesta de Miranda, en La Rioja. Foto Jorge Gómez / Memorias de Bicicleta.

Es una cachorra morocha de cinco meses que lo eligió cuando visitaba a un amigo en San Carlos, un hermoso pueblo salteño a la vera de la ruta. Entre sus cuatro hermanitos, ella fue la que dio el paso al frente y se metió entre sus piernas moviendo la cola. Tenía 45 días y desde entonces están juntos.

Con 56 años, cuatro hijos y tres nietos, Jorge fue campeón argentino y medallista panamericano de Taekwondo y después como personal trainer entrenó entre otros a Mauro Viale y su hijo Jony. Se embarcó en esta aventura sobre ruedas el 2 de enero.

Lola de cara a los caballos que descubrió en la ruta. Foto Jorge Gómez / Memorias de Bicicleta.

“Ya me voy, Pachi”, le dijo a su mujer y partió hacia el norte desde el barrio de Congreso en Buenos Aires. Enfiló la bici hacia San Antonio de Areco por la ruta 7 y ya no detuvo la marcha: a esta altura lleva unos 8.000 km a puro pedal. Eso sí, va sin apuro. Y se dio el gustazo de pasar por Weisburd, su pueblo natal en Santiago del Estero. “Ya no compito. Voy disfrutando del viaje. Y donde me invitan paro”, cuenta.  

Dos meses después estaba en Salta, hasta donde viajó Pachi para el reencuentro. Jorge tenía miedo de que no le aceptara a Lola porque no está acostumbrada a vivir con perros, pero fue amor a primera vista.

Lola explora la laguna El Sosneado, Mendoza. Foto Jorge Gómez / Memorias de Bicicleta.

La pareja comparte la pasión por los viajes y las dos ruedas y publican sus aventuras en Memorias de bicicleta, como los encontrás en las redes.

Con Pachi en el lugar de una famosa escena de la película Relatos salvajes. Foto Jorge Gómez / Memorias de Bicicleta.

Después de un par de semanas juntos, ella regresó a su trabajo en la capital y a comienzos de abril él empezó la aventura de unir La Quiaca con Ushuaia en bici por la ruta 40.  


En lo más alto


Suele pasar que los inviten a dormir. Y sino, arma la carpa en alguno de esos paraísos solitarios alrededor de las seis de la tarde si apreta el frío, aunque nunca como esos 15°C bajo cero en ese ícono salteño llamado Abra del Acay, a 4895 metros, el segundo camino más alto del mundo después de los del Himalaya.

Caía la noche del domingo 25 de abril, se había quedado sin frenos y no le quedaba otra que quedarse ahí: lo que seguía era una extensa bajada de unos 20 km en declive hasta los 2400 msnm de La Poma, demasiado riesgosa para afrontarla así y en la oscuridad.

En Abra del Acay. Foto Jorge Gómez / Memorias de Bicicleta.

 “¿Vas a dormir acá? No podés, te vas a congelar”, le advertían los viajeros que cruzaba. “Nunca pasé tanto frío. Pero la felicidad de haber logrado estar ahí en bicicleta era enorme”, recuerda.

Bienvenidos a los pagos de doña Flavia. Foto Jorge Gómez / Memorias de Bicicleta.

A la mañana siguiente tuvo la mejor recompensa: paró en lo de doña Flavia, las llamas se acercaron a saludarlo y la anfitriona le convidó tortillas y mate cocido. Además de con la panza llena y el corazón contento, se fue con el recuerdo de esos maravillosos paisajes que le quedaron grabados, aunque en la bajada hasta La Poma dejó dos de sus calzados agujereados en la suela. “Iba frenando a la antigua”, se ríe.

Con las llamas de doña Flavia en Salta. Foto Jorge Gómez / Memorias de Bicicleta.

El camino le dejó postales imborrables a medida que bajaba por la 40. El norte y la belleza agreste, los colores de los campos de morrones en Jujuy que viran del bordó al verde según cómo les pegue el sol, pedalear con ese precipicio salteño al costado, hacer un tramo de la ruta por un río, ese almuerzo inolvidable en La Quebrada de Las Flechas. Las vicuñas, el silencio y el viento.

Nace una dupla: Jorge y Lola cuando se conocieron. Foto: Jorge Gómez / Memorias de Bicicleta.

«Te emocionás, vas con un nudo en la garganta», cuenta. Esa maravilla llamada Catamarca con sus paisajes tan espectaculares como poco conocidos. La Cuesta del Miranda en La Rioja por la parte vieja como le recomendaron. «Es una cosa para sacarse el sombrero hermano», dice. El Cañón del Atuel en Mendoza y tantos otros lugares aquí y allá.

Jorge y Lola en los caminos del Cuyo. Foto: Jorge Gómez / Memorias de Bicicleta.

Ahora recorre otra maravilla, el norte neuquino. Y es tiempo de apurar la marcha. Quedó en encontrarse con Pachi en Bariloche y calcula que andará por allá el 25 de septiembre. Siempre fiel a su filosofía: «Los sueños están para cumplirse. Que las excusas no sean superiores a tus sueños. Este viaje me lo voy a acordar para siempre, hermano, me lo voy a acordar para siempre».

Podés seguir las aventuras de Jorge y Lola en Memorias de bicicleta


Comentarios


Seguí Leyendo

La gran aventura de Jorge y su perra Lola: de La Quiaca a Ushuaia en bicicleta por la ruta 40