La hija de Sánchez Vera aseguró que su padre sufrió una muerte violenta

El cuerpo del hombre de 70 años tenía signos de agresión. “Quiero que metan en la cárcel a mi hermano” dijo Paola, una de sus hijas. Acusan al tercer hermano, con antecedentes.

Sánchez Vera apareció muerto en Cipolletti

La policía encontró ayer a la mañana el cuerpo sin vida de Darío Robusindo Sánchez Vera, el hombre de 70 años que había desaparecido de su hogar, en el barrio Anai Mapu, hace ocho días. Anoche sus familiares informaron que se trató de una muerte violenta y que los investigadores buscan a un hombre que sería sospechoso. Se trataría de uno de los hijos de la víctima.

Sánchez Vera fue encontrado muerto en el paraje El Treinta, a 1,5 kilómetros del puente de hierro, en un lugar descampado. El cuerpo fue trasladado a la morgue judicial para practicarle la autopsia. Anoche, su hija Paola dijo que el juez de la causa Gustavo Herrera le informó que su padre había muerto “por estrangulamiento”. Poco antes, el segundo jefe de la Regional Quinta, Luis Doctors, había indicado que todo hacía presumir que la muerte había sido violenta, aunque no especificó la causa del deceso.

Aunque la familia reconoció que durante la jornada de ayer la Policía y la Justicia “se movieron bastante rápido” cuestionaron que no se había hecho detener, desde un primer momento, a uno de los hijos, que convivía con Sánchez Vera ya que, el mismo jueves de la desaparición, el hombre hizo una denuncia por violencia familiar, porque había “diferencias entre ellos”.

Paola y Roberto hicieron responsable del hecho a uno de sus hermanos, que es quien convivía con su padre desde hace cuatro meses, luego de salir en libertad por cumplir una condena de 19 años por homicidio, remarcaron.

“Creemos que él tuvo que ver con esto, tenemos miedo por nosotros y por nuestros hijos”, expresaron ayer conmocionados en conversación con este medio. El hombre señalado por la familia tiene 41 años y se habría ausentado de su domicilio ayer, alrededor de las siete de la mañana. Horas más tarde encontraron a su padre muerto en un sector despoblado, a orillas del canal de riego.

Desde hacía dos días unas 40 personas, integrantes de la Policía y Bomberos, habían iniciado una intensa búsqueda de Sánchez Vera. También participaron del operativo la sección Canes y Criminalística.

Aunque el hombre estaba desaparecido hace ocho días, los rastrillajes comenzaron el domingo cuando una de sus hijas hizo la denuncia, preocupada por no tener dato alguno de su padre.

Ayer, minutos después de las 11:30 la familia recibió la noticia y fue al lugar del hecho para reconocer el cuerpo.

Allí se vivieron momentos de conmoción e incertidumbre tras confirmar la peor sospecha que rondaba en el círculo más íntimo de Sánchez Vera.

“No entiendo por qué no detuvieron a mi hermano, la policía decía que no tenían pruebas suficientes para hacerlo. Justo el día que lo encuentran a mi padre muerto, mi hermano se va de la casa. Yo quiero que lo encuentren y lo detengan. Para mí este caso ya está esclarecido. Quiero que lo metan en la cárcel y no ser un caso más que no se esclarezca”, dijo Paola, con la voz entrecortada.

Su hermano, Roberto, dijo temer por su seguridad y por la de sus hijos. “Hoy (por ayer) estuvieron encerrados todo el día, no podemos seguir así”, expresó.

La investigación está cargo del juez Gustavo Herrera, del fiscal Martín Pezzetta, y de la Policía de la provincia.


Comentarios


La hija de Sánchez Vera aseguró que su padre sufrió una muerte violenta