La interminable espera de las familias




MINA SAN JOSÉ, Chile (AP).- A pocas horas del inicio del rescate de los 33 mineros atrapados en las entrañas del desierto, sus familiares aguardaban el final de su espera, que resultaba interminable, con una mezcla de alegría, ansiedad, nervios e impaciencia. Contrariamente a lo esperado, no pasaban las últimas horas levantando las tiendas. Tras el derrumbe del 5 de agosto que sepultó a los mineros 700 metros bajo tierra en la mina de cobre y oro al norte de Chile, las familias fueron llegando de poco, instalándose en rudimentarias tiendas, a veces sólo en una silla. Con el paso de las semanas, las tiendas ganaron colchones y llegaron más sillas, mesas improvisadas, objetos de cocina. Se estableció un sector aparte para encender fogatas y braseros, indispensables para soportar las bajas temperaturas nocturnas del desierto chileno. La mayoría de los familiares pasó las últimas horas nerviosamente, preparándose para subir a una explanada cercana al túnel de evacuación de los mineros. Cada trabajador escogió a los tres parientes que como máximo autorizó el equipo médico para estar allí. “Yo tengo mucha alegría, mucha ansiedad, encomendándome a Dios que salga todo bien y no pase nada”, dijo Alejandra Ximena Reygadas, una de las cuatro hijos del minero Omar Reygadas, de 56 años. Ximena y dos hermanas recibían a Reygadas, Omar, un viudo con más de nueve años trabajando en la mina como chofer de maquinaria de pesada. Doris Contreras, de 59 años, madre de Pedro Cortez Contreras, un soltero de 25 años, espera sentada junto a esposo, Pedro Cortez, de 70. Decidieron que subieran a recibir a Pedro dos hermanos, mientras ellos aguardarán en el hospital, por temor a que el frío de la noche y el abrasador sol del día les dañe su salud como personas mayores. “Estamos ansiosos y deseamos que todo sea un éxito’’, dijo Doris. Alfonso Ávalos, campesino de 53 años, una figura alta de tez quemada y pocas palabras, mira el batallón de fotógrafos y camarógrafos que lo rodea en el campamento donde ha aguardado el rescate de sus dos hijos mayores de los cinco que tiene. Él y su esposa, María Silva y Bruni, la novia de su hijo Renán, de 29 años, darían a éste la bienvenida. A su otro hijo Florencio, de 31 años, también atrapado, de 31 años, lo recibirían su esposa Mónica y sus dos hijos, Alex y Bairo. (AP)


Comentarios


La interminable espera de las familias