La lucha contra la evasión comienza desde bien abajo

Clases informales, obras de teatro y juegos interactivos son algunas de las actividades que la AFIP pone en marcha en Neuquén para transmitirles conciencia tribu



NEUQUEN (AN).- Esta vez la AFIP salió a dar batalla a la evasión, su más bravo enemigo, con golpes “bajos”. Ya desde hace dos años la administración central del organismo intensificó la llegada del programa de educación tributaria a todas las escuelas del país, y en Neuquén la idea es que no haya alumno que se escape sin aprender sobre conciencia tributaria. Las ofertas son variadas, desde clases teóricas con dibujos en el pizarrón, hasta obras de teatro, pasando por juegos interactivos que se instalarán en parques para hacerles saber a los más pequeños que la evasión y el trabajo en negro son como el “cuco”.

La cosa va en serio. El programa de Educación Tributaria que lanzó la Administración Federal de Ingresos Públicos en el '99, y que ganó celeridad hace alrededor de dos años, en Neuquén ya alcanzó a 180 docentes y, sólo durante este año, a más de 1.600 estudiantes de nivel inicial y primario de Neuquén, Centenario y San Martín de los Andes. Este mes la experiencia comenzará en varias ciudades de Río Negro (ver aparte). Pero la idea es que el programa no duerma en oscuros cajones durante las vacaciones de verano. Sucede que el plan de educación tributaria tiene dos patas, la formal y la no formal. La primera es la que se desarrolla en las escuelas, mediante micro talleres y capacitación a los docentes. Pero la segunda es la más atractiva, extiende la red y busca que La pesca sea más provechosa, porque se realiza en espacios públicos y masivos, atada a prácticas artísticas.

El Arrimadero es un nuevo teatro capitalino que alguna vez debió ser un taller. Allí Patricio Elizalde y Mauricio Jorquera -del grupo “El Garage”- son dos científicos en busca de la fórmula para erradicar una plaga de mosquitos, temerarios insectos desde que se corrió el rumor que eran el depósito del “gusanito del individualismo y el egoísmo”.

La obra “¿Qué bicho te picó?” bucea en los valores cívicos y ciudadanos, no con una bajada de línea directa, tampoco desde la enunciación direccionada. Fue la elegida por la división de capacitación de la AFIP Regional Neuquén para recorrer las escuelas y diferentes lugares públicos, desde hipermercados hasta balnearios.

Fernando Rodríguez de Hoz, el titular del sector Capacitación, calculó que sólo con la obra que dirige Elsa Hernández habrán sembrado la semilla de la conciencia tributaria en no menos de 1.200 chicos por semana, y sólo en las escuelas. La obra iniciará su recorrido hoy en un colegio privado de esta capital, y continuará sábado y domingo -a las 19- en el hiper La Anónima.

El número “seguramente” se incrementará cuando los dos científicos ofrezcan la obra al aire libre. Luego vendrá la entrega de los folletos explicativos, bien didácticos, acerca de lo que significa pagar impuestos, que contendrán diálogos llamativos, como el de la niña que le dice a su amiguito, volviendo del kiosco: “¿Sabías que recién cuando compramos los caramelos pagamos un 21 por ciento de impuesto al valor agregado?”.

“Lo que buscamos, por ejemplo con la obra, es realizar educación cívica. El objetivo de concientizar acerca de vivir en una sociedad mejor tiene que ver con esto de trabajar en equipo, y una sociedad y un Estado con valores de solidaridad sólo se solventa pagando impuestos. De ahí surgen los derechos”, afirma el concepto Rodríguez de Hoz. “¿Qué bicho te picó?” tiene que ser un disparador, pero más profundo, que apunte a este tema de la solidaridad y la importancia de los valores cívicos”, insiste.

-¿Y cómo se le paga a “El Garage”?, le preguntó Río Negro al contador.

-(Risas) Ellos facturan, no hay problemas (…) En el programa de educación no formal esta dirección regional invertirá 40 mil pesos entre diversas actividades.

Una experiencia que cruza el puente

NEUQUEN (AN).- “De entrada no se interesan, piensan que sólo les vamos a dar una clase de impuestos. Luego se dan cuenta de que el tema es mucho más profundo”.

María Claudia Olavarrieta es una de las cabezas operativas de la AFIP Neuquén, es la persona que se enfrenta con los docentes y los instruye acerca de cómo deben educar sobre conciencia tributaria.

María Claudia cuenta que entre este año y el pasado, 180 fueron los docentes neuquinos capacitados en tres ejes básicos: “educación con valores”, “convivencia democrática” y “hacia una cultura tributaria”.

Y ahora la experiencia cruzará también de provincia y se instalará, desde este mes, en las ciudades rionegrinas Cipolletti, Roca, Viedma y Bariloche.

“La idea es primero capacitar a los directores de las escuelas para que ellos sean nuestros aliados a la hora de enseñarles a los docentes”, sintetizó en diálogo con este medio Fernando Rodríguez de Hoz.

Por ello es que la dirección regional del organismo tributario firmó un convenio con la dirección de Rentas y el ministerio de Educación de Río Negro para que los talleres de capacitación le aporten puntaje a los docentes que los toman. Acuerdo que se está discutiendo en esta provincia. “Estamos cerca de firmarlo”, anticipó el contador.

 

La capacitación

Los docentes no se las ven nada fácil durante la capacitación.

Estas se llevan adelante durante cuatro meses y sólo aprueban aquellos que cumplen, y logran sortear, cinco requisitos básicos: presencia en los talleres, una tutoría obligatoria -sobre legislaciones impositivas-, un coloquio -que realizarán acerca de su desenvolvimiento en el aula-, tres meses de aplicación y entrevistas o monitoreos -ellos explican cómo aplicaron la planificación-.


Comentarios


La lucha contra la evasión comienza desde bien abajo