La pandemia obligó a suspender elecciones en juntas vecinales de Bariloche

Muchas estaban obligadas a renovar autoridades en estos meses de cuarentena.





Algunas calles del barrio Belgrano se quedará sin luz por unas horas. Archivo

Algunas calles del barrio Belgrano se quedará sin luz por unas horas. Archivo

La pandemia por coronavirus se desató en un año sin elecciones generales y evitó así un trastorno más, como hubiera sido el de organizar (o postergar) comicios en el marco de la crisis sanitaria. Pero muchas de las juntas vecinales sí tenían obligación de renovar autoridades y el municipio de Bariloche se vio forzado a extender los mandatos.

Apenas declarada la cuarentena, la Junta Electoral Municipal resolvió suspender los actos eleccionarios de las juntas hasta el 30 de septiembre. Acto seguido, el municipio debió otorgar prórrogas de mandato a los presidentes y comisiones que completaban sus ciclos en este lapso.

El actual vicepresidente a cargo de la junta del barrio Las Victorias, José Pagola, dijo que “la cosa se complicó mucho” con el avance del coronavirus y el aislamiento obligatorio. Refirió que la crisis impactó mucho y desde la junta debieron multiplicar la atención a vecinos de su barrio y también de otros.

“El que siempre trabajó no está acostumbrado a pedir, hay mucha vergüenza -señaló-. En estos días afloró todo eso. Los comerciantes ayudaron mucho, pudimos canalizar allí los aportes solidarios de alimentos y de ropa. La necesidad fue más allá de lo imaginado”.

Las Victorias es una de las juntas que pidieron (y se les concedió) una prórroga de mandatos por la imposibilidad de realizar elecciones. En la misma condición están las de Colonia Suiza, El Maitén, Alto Pinar del Sol, Parque Pehuen, Unión, Omega y Las Quintas.

En Bariloche existe un centenar de juntas vecinales. Los mandatos por ordenanza duran dos años y en condiciones normales hay dos o tres elecciones por mes.

Pagola dijo que la comisión actual de Las Victorias tiene mandatos extendidos desde abril, se manejó con reuniones virtuales en los últimos meses, y esperan la renovación de autoridades “para la incorporación de gente nueva”. El último presidente, Alejandro Bazán, debió renunciar en enero porque ingresó a trabajar al municipio.

En el barrio Unión la actual presidente Antonia Reuque también sigue con mandato prorrogado, y tiene la expectativa de presentarse otra vez. Dijo que la pandemia generó muchos problemas en el barrio y aumentó la demanda de leña, cuya provisión la junta trata de resolver porque “la gente evita salir”.

Dijo que el proceso electoral está parado porque “no se pueden hacer asambleas” que es el requisito inicial para fijar fecha de elecciones. Hubo una propuesta municipal para hacerlas por zoom, pero no tuvo aceptación. “Los que más participan son personas mayores y no manejan eso, o no tienen internet -aseguró Reuque-. Hay vecinos que están más cibernéticos pero tampoco querían”.

En Colonia Suiza el presidente es Jorge Guzmán, quien lleva diez años en el cargo y esperaba que este mandato sea el último, pero debió quedarse por ahora, ante la suspensión de las elecciones.

Dijo que algunos de sus vecinos quieren que siga pero él prefiere dejar. “Teníamos que renovar en marzo y pasamos de largo. Hay un desgaste, es bueno renovar después de tanto tiempo -afirmó Guzmán-. En estos meses fue mucho trabajo por el invierno, por tema de salud, traer las vacunas y atender otras demandas”.

Reuque, del Unión, dijo también que fue mucho el trabajo de acompañar a los vecinos en el día a día y optaron recientemente por cerrar el comedor y el centro de abuelos para reorganizarlos. En su caso el mandato está vencido desde el 1 de agosto.


Estudian alternativas


El vocal de la Junta Electoral Diego Tislak confirmó que suspendieron todas las elecciones y ya trabajan para la “post pandemia”, en la que deberán “escalonar las elecciones” para ponerse al día.

Dijo que tienen previsto protocolos especiales para las asambleas “con distanciamiento” y para las elecciones, que podrían realizarse al menos parcialmente con voto por correo, o en más de un día, con concurrencia por DNI, porque las sedes de las vecinales son en general recintos chicos. En los barrios con mayor actividad suelen participar entre 200 y 300 personas.

De todos modos aclaró que las reuniones por ahora están prohibidas, lo cual impide hacer elecciones de ningún tipo. Y no está descartado que la suspensión, en el caso de las juntas vecinales, se extienda más allá del 30 de septiembre.


Comentarios


La pandemia obligó a suspender elecciones en juntas vecinales de Bariloche