La pandemia volvió a paralizar la revalorización de la usina de Neuquén

En enero todo indicaba que la postergada obra comenzaría a hacerse realidad, pero la irrupción del coronavirus puso un freno en el proceso licitatorio.





La primera usina eléctrica fue inaugurada en 1929. (Foto: Archivo)

La primera usina eléctrica fue inaugurada en 1929. (Foto: Archivo)

Si algo le faltaba a la obra de la Usina Cultural, era una pandemia. Se trata de un proyecto para poner en valor la vieja usina electrica de la ciudad capitalina que está entre idas y vueltas desde hace 16 años. La licitación ya se hizo, pero aún no se conoció la empresa que será la responsable de la obra, ni mucho menos cuando, finalmente, se hará. Todo atribuido a la paralisis que trajo consigo la Covid-19.

El edificio ubicado en el centro de Neuquén permaneció 30 años abandonado, seis ocupado por un grupo de artistas y hace 16 que está a la espera de ser puesto en valor. Allí se construirá un centro de Artes Escénicas que ya está licitado, pero cuyo proceso de adjudicación quedó paralizado por la pandemia del coronavirus. Antes de todo esto, se esperaba que finalmente la Usina Cultural fuera inaugurada sobre fines de este año.

Claro que la emergencia en el mundo de la cultura y el arte, hoy, es otra: los artistas que no tienen otro sustento de vida. Lo cierto es que ninguna de las dos cosas termina por atenderse.

En legislatura duermen dos proyectos de ley para hacer frente la emergencia cultural; y la licitación de la Usina no avanzó a pesar de que ya pasaron casi 5 meses desde que se debería haber anunciado la empresa ganadora de la licitación. El acto de apertura de sobres fue le 23 de enero.

Tampoco la Usina tuvo suerte en los planes pospandemia, nada de lo anunciado la incluye como una de las obras a realizarse. El teatro de Sosunc, por ejemplo, si la tuvo: fue incluido dentro de los objetivos del Plan Capital diseñado por la municipalidad.

Esta no fue la primera licitación que tuvo un proyecto de revalorización del lugar. En 2015 cuando allí se haría un cine-teatro lírico financiado por fondos nacionales del plan Igualdad Cultural. En ese momento, el cambio de la conducción política del país hizo que todo volviera foja cero y que Nación decida no financiar la obra.

En 2018 la obra fue incluida en el Plan Quinquenal provincial y la Usina Cultural mutó con lo planes de transformarse en un centro de Artes Escénicas súper versatil y con espacios para capacitación.

Todo iba viento en popa y llegó la pandemia. Los avances entonces quedaron en "stand by" y habrá que esperar para saber si, finalmente, el gran edificio de San Martín 675 tiene un final feliz o bien tiene que recurrir a una tercera licitación.


Un largo camino


-En 2004: el subsecretario de Cultura Reinaldo Labrin propone construir un auditorio para 450 personas con un escenario para orquestas, ballet y obras teatrales.

-En 2006: la secretaría de Estado provincial y el Municipio capitalino firmaron un convenio donde se autorizaba la construcción de un centro cultural.

-En 2013: el proyecto fue seleccionado para ser incluido dentro del Plan Nacional de Igualdad Cultural y se comprometieron los fondos.

-En 2015: se licitó la primera etapa de la obra que tenía presupuesto oficial de 13.133.178 pesos y un plazo de obra de 240 días.

-En 2016: desde la Subsecretaría de Cultura esperaban definiciones sobre la continuidad de los planes nacionales.

-En 2017: el proyecto entró en fojas 0 en el Ministerio del Interior, Obras Públicas y Vivienda de Nación.

-En 2018: la obra fue incluida en el Plan Quinquenal provincial y en el proyecto de presupuesto enviado a la Legislatura. También ingresó a la Legislatura un proyecto de ley para declarar al edificio Patrimonio Histórico de la provincia de Neuquén.

-En 2019: se presentó el nuevo proyecto arquitectónico, el de un centro de Artes Escénicas, y se anunció la licitación.

-Enero 2020: se realizó la licitación del proyecto que tenía un monto de inversión de 130.000.000 pesos y un plazo de ejecución de 300 días corridos.


Comentarios


La pandemia volvió a paralizar la revalorización de la usina de Neuquén