La "pata peronista de JxC" sale a seducir desencantados del FdT

Sus referentes son el rionegrino Miguel Pichetto, que trabaja con el sector del PRO, y Emilio Monzó, asociado con el radical Facundo Manes. Buscan ser un puente para incorporar peronistas no kirchneristas, pero también conseguir identidad propia en la coalición.

La incipiente pata peronista de Juntos por el Cambio (JxC) encontró en el resultado de las primarias una ventana de oportunidad, porque sus referentes se jactan de representar los puentes para el ingreso a la coalición opositora del electorado desencantado con el Frente de Todos.

Esa convicción encuentra sentido no en la buena performance que lograron las listas de JxC, sobre todo en la provincia de Buenos Aires, sino en el drástico golpe que sufrió el oficialismo en las urnas, que le significó una caída de más de 5,4 millones de votos a nivel nacional respecto a los comicios presidenciales de 2019 y derrotas en 18 provincias.

El más comprometido con esa cruzada opositora es Miguel Angel Pichetto, quien este año fundó el partido Peronismo Republicano en el territorio bonaerense para tratar de romper el techo de crecimiento de Propuesta Republicana (Pro), la Unión Cívica Radical (UCR) y la Coalición Cívica (CC). “Nuestro espacio, con la potencia que adquirió, constituye la forma para viabilizar el ingreso de ese peronismo alejado del Frente de Todos sin que pierda su identidad”, explicaron fuentes del entorno de Pichetto.

El ex compañero de fórmula de Mauricio Macri apelará a su identidad peronista y a su experiencia como jefe de bloque de senadores del kirchnerismo para la tarea. “Somos nosotros los que podemos abrirles una puerta a todos esos sectores del justicialismo no kirchnerista, porque no van a querer ingresar a través del Pro, de la UCR y mucho menos de la CC”, dicen cerca del actual auditor general de la Nación.

Por ello, por estos días Pichetto comenzó a diseñar una cargada agenda de campaña para acompañar en el territorio a los candidatos de las listas unificadas de JpC, tal como lo hizo con Diego Santilli en Buenos Aires.


Monzó estuvo detrás de la buena elección de Manes. En Entre Ríos Frigerio se impuso en la otra gran interna de JxC y su boleta sacó 30 mil votos más que el Fd T.


Las gestiones se llevan adelante no sólo para promover el crecimiento de JpC hacia las legislativas del 14 de noviembre, sino también con la expectativa de constituir un pilar peronista con mayor peso frente al resto de los socios de la coalición y con injerencia en el diseño de la propuesta presidencial para 2023.

La hoja de ruta indica que a fin de año se presentará el partido nacional de ese peronismo opositor, que se denominará “Alternativa Republicana Federal”. Además, para darle mayor visibilidad, no se descarta crear un bloque propio en Diputados.

Una experiencia que eleva las expectativas de estos peronistas es la de Misiones, donde Ramón Puerta sacó a relucir su potencial en la interna que protagonizaron cinco listas de JpC: la boleta a diputados nacionales que encabezó su hijo Pedro, “Juntos”, quedó en segundo lugar, a poco más de tres puntos del espacio radical representado por Martín Arjol.

El lunes, Pichetto habló de esas gestiones y aprovechó para pedir “un espacio de representación” en la coalición.

Pero las Paso también dejaron en claro que Pichetto no es el único peronista con virtudes en JpC. Detrás de la buena elección que logró el radical Facundo Manes está Emilio Monzó, y en Entre Ríos el ex ministro del Interior del gobierno de Cambiemos Rogelio Frigerio se impuso en la otra gran interna de JpC y su boleta sacó 30 mil votos más que el Fd T.

Por ello, en ese universo que representa Monzo también se muestran como el imán para atraer a los peronistas que se alejan del oficialismo. Con el buen desempeño electoral, salieron a reclamar cambios internos. “En los próximos años debemos tener un espacio amplio, no volver a cerrarnos, eso nos hizo perder en 2019”, manifestó Monzó.


Comentarios


La «pata peronista de JxC» sale a seducir desencantados del FdT