La pelea salarial con Sapag llegó a las rutas

ATE permanece sobre la 22 a la altura del puente de Arroyito. Se formaron largas filas de vehículos. Hoy definen si siguen.



Reclamo Gremial

NEUQUÉN (AN).- Los trabajadores enrolados en ATE mantenían anoche el corte sobre la Ruta 22, a la altura del puente de Arroyito. Sin una salida del conflicto a la vista, analizarán hoy cómo continuar y no descartan profundizar con más puntos de piquete o permanecer el fin de semana con los bloqueos. “La responsabilidad de que estemos acá es del gobierno de la provincia”, aseguraron.

Bajo la hostilidad de un viento helado, los estatales se apostaron sobre la Ruta 22 cerca de las 10, quemando cubiertas para detener el paso de cientos de automóviles, camiones y colectivos de larga distancia que rápidamente se congestionaron a ambos lados del piquete. Sobre el mediodía y antes de que se liberara por primera vez el tránsito, las filas superaban el kilómetro, con más de un centenar de vehículos varados que se fueron descomprimiendo con levantamientos parciales. En ese lugar no hay caminos alternativos.

La protesta de los estatales, en demanda de un nuevo aumento de sueldo y contra la suba de los aportes en el ISSN, se desarrolló con otros dos cortes sobre la Ruta 40, uno a la altura de Chos Malal y otro entre San Martín y Junín de los Andes. (Ver aparte)

El secretario general de ATE, Carlos Quintriqueo, justificó la medida en “no haber encontrado ningún tipo de respuesta a los reclamos, no sólo salarial sino de la crisis de la obra social que se viene profundizando”. Aseguró que hace tres meses solicitaron una reunión para discutir la situación del Instituto de Seguridad Social del Neuquén (ISSN), algo que no se concretó.

“Estamos más cerca de profundizar el conflicto que de solucionarlo”, advirtió Quintriqueo, quien se mantuvo al frente del piquete junto a unas 200 personas que sostenían la medida. En las inmediaciones del corte, los estatales instalaron baños químicos y levantaron una carpa en donde improvisaron una cocina.

ATE es el único gremio que, de momento, llevó el reclamo a las rutas. La última vez que ATE salió a las rutas de esta manera fue en mayo del año pasado, cuando participó de unos seis cortes simultáneos junto a los docentes de ATEN. Sin embargo, en aquel entonces todos los piquetes fueron levantados sobre el mediodía.

Quintriqueo indicó que tratarán de unificar las acciones con el resto de las organizaciones e incluso se proponen nacionalizar el conflicto. Reconoció que el corte “no es la medida más simpática”.


Comentarios


La pelea salarial con Sapag llegó a las rutas