La Peña: los meses en los que los aplausos se convirtieron en “me gusta”



Los Nocheros fue uno de los conjuntos que se presentaron vía streaming durante la actual cuarentena.

Los Nocheros fue uno de los conjuntos que se presentaron vía streaming durante la actual cuarentena.

En este tiempo de aislamiento, donde dejamos de hacer prácticamente todo lo que hacíamos, los aplausos de convirtieron en “me gusta” y los éxitos en pulgares para arriba. Si no nos gusta se cambió el chiflido tradicional de los espectáculos por el pulgar para abajo o el emoji de la carita enojada.
Así de rápido sucedieron las cosas, que en poco más de 100 días nos obligaron a reconvertirnos para seguir adelante, pero, claro está, no es lo mismo. Nada nos da el mismo placer que ver un espectáculo en vivo. Nada se iguala con el sonido que mezcla instrumentos con el ruido del público, inevitable y necesario en un festival o en un recital.
Y aunque los exponentes son de la misma calidad, verlos por streaming o por Youtube no es lo mismo, les quita ese calor necesario conque nos acercamos o ponemos distancia. La relación entre cantores, músicos y público es fría, muy fría, porque mirar un video o acceder con cualquier plataforma a un recital, no deja de ser distante.
Y tal vez, al final de esta cuarentena interminable, algunos sigan llegando a sus seguidores mediante estos caminos, pero el grueso del público necesita volver al contacto cercano, a que los festivales vuelvan a ser festivales, donde se mezcle un violín con un aplauso a destiempo, conde la voz a veces se tape con el vendedor de gaseosas. O que el cantor se calle un segundo para que el estribillo lo entone el publico.
La música es más cálida cuando hay vida, cuando hay comunicación, porque en todo caso los nuevos formatos, aunque los estemos viendo en vivo, se parecen bastante a una grabación donde hay distancia y donde el que sube a ese escenario, ni siquiera sabe lo que piensa el público hasta que el recital termine. Ahí podrá revisar los mensajes, contar los me gusta, mirar los emoji y sentirse halagado. Mientras, la distancia reina en una relación fría, donde falta esa temperatura propia de los festivales que aún esperan.
Es un tiempo de distancia en todo sentido.


Comentarios


La Peña: los meses en los que los aplausos se convirtieron en “me gusta”