La rotura de un oleoducto afectó la refinación de combustibles

El incidente ocurrió el lunes por la noche en una línea de YPF y recién fue restablecido hoy. Reconocen que hubo un derrame cercano a los 1.000 barriles de petróleo.



La falla no perjudicó el aprovisionamiento a las estaciones de servicio.

La falla no perjudicó el aprovisionamiento a las estaciones de servicio.

Una rotura en el oleoducto que conecta Puerto Rosales con La Plata generó múltiples inconvenientes entre los que se destacan la afectación de la producción de las principales refinerías del país que se abastecen por esa línea y el derrame del equivalente a unos 1.000 barriles de petróleo.

La falla fue detectada el lunes por la noche a la altura de la estación de bombeo de Las Flores y según informaron desde YPF, la propietaria del oleoducto afectado, los trabajos de reparación culminaron en la noche del jueves y hoy antes del mediodía el sistema se normalizó al recuperar la presión necesaria.

En tanto que se reconoció que la rotura "ocasionó un derrame de entre 100 y 200 metros cúbicos" y se señaló que los hechos fueron debidamente informados a las autoridades de control.

Sin embargo, desde el lunes a la noche y hasta el jueves la línea estuvo cerrada por los trabajos de soldadura y dejó por ende sin suministro a las refinerías conectadas a ella: La Plata de YPF, Dock Sud de Raízen (ex Shell) y Campana de Axion (PAE).

Desde YPF se indicó que en el caso del Complejo Industrial de La Plata, la existencia de reservas en los enorme tanques de almacenamiento allí instalados permitieron "continuar las operaciones con normalidad".

La refinería de YPF en La Plata es la más grande del país.

No obstante, otras fuentes del sector advirtieron que las tres refinerías se habrían visto afectadas con una caída en su actividad, aunque la peor parte la habría tenido el complejo de Axion por ubicarse en la cabecera del oleoducto afectado, con una caída en su actividad superior al 50%.

En el caso del complejo industrial de Raízen, la firma que llega a las estaciones de servicios bajo la marca Shell, hubo una merma en la actividad pero fue mínima.

En números

100 a 200
metros cúbicos se estima que alcanzó el derrame de crudo ocasionado por la rotura del oleoducto.

Desde YPF se descartó que la rotura en el ducto ubicado a unos dos metros bajo tierra haya sido causada con el propósito de robar crudo y se detalló que se trabaja ahora en la elaboración de un informe sobre lo ocurrido y un estudio pormenorizado del estado de toda la línea.

El sistema de oleoductos del país es limitado y los inconvenientes generados por la rotura pusieron en evidencia la debilidad de la red. Desde la Cuenca Neuquina, donde se concentra cerca la mitad de la producción nacional, parte el sistema de Oleoductos del Valle (Oldelval) que llega hasta Puerto Rosales, en la zona de Bahía Blanca.

Oiltanking Ebytem se encarga del acopio de crudo en el Puerto Rosales. En lo que va del año ya partieron de allí dos exportaciones.

En la zona portuaria se dispone de un gran centro de acopio de crudo que permitió captar el petróleo que se continuó enviando desde Neuquén, en donde se señaló que la producción no se vio afectada.

Desde Puerto Rosales parte la línea de YPF al Complejo Industrial de La Plata, la cual cuenta con un ramal que parte desde Brandsen y llega a Campana. Esta línea a La Plata fue la que se vio afectada por la rotura y que generó además una especie de colapso a la altura de Brandsen.

En los tres días que se extendió la falla, el único aprovisionamiento que recibieron los complejos industriales fue -en el caso del crudo- el proveniente de los buques que transportan la producción de las cuencas Austral y del Golfo San Jorge, dejando en evidencia la fragilidad de la red.


Comentarios


La rotura de un oleoducto afectó la refinación de combustibles