La salud podría salvar otra vez a Pinochet

Estudios mentales descartan demencia, pero desaconsejarían enjuiciarlo

SANTIAGO DE CHILE (DPA) - Los chequeos mentales ordenados por el juez Juan Guzmán a Augusto Pinochet para determinar si es inimputable o si lo somete a proceso por el caso Operación Cóndor concluyen que no es recomendable que continúe siendo enjuiciado, según publica ayer el diario "La Nación" de Santiago.

Guzmán, quien investiga en Chile la coordinación, a fines de la década de los 70, de las dictaduras del Cono Sur americano para exterminar opositores, aplazó el martes hasta el viernes la entrega de los resultados de los exámenes mentales realizados a Pinochet el mes pasado.

El jurista explicó que se retrasó el trámite a petición de su perito oficial, el neurólogo Jorge Tapia Illanes, quien pidió un nuevo escáner para ver la actual situación cerebral de Pinochet, además de solicitar exámenes adicionales. De acuerdo a "La Nación", el informe de Tapia no menciona el término "demencia" (única causal de salud para el sobreseimiento de la causa en Chile), pero concluiría que debido a su estado general de salud y también por un daño neurológico, no sería recomendable que Pinochet siga siendo objeto de un juicio.

El medio sostiene que ése es el punto fundamental para que Guzmán resuelva. Se acota que la recomendación del experto podría constituir para el juez un impedimento ético para procesar a Pinochet, aunque "no tiene dudas de que existen antecedentes suficientes para declarar reo" al ex militar.

Al respecto, los abogados querellantes han señalado que Guzmán tendría que procesarlo porque en las cortes sólo puede ser sobreseída definitivamente la causa contra alguien previamente encausado por razones de salud mental.

En todo caso, el magistrado también tendrá que considerar la opinión del facultativo de la defensa Sergio Ferrer y la del médico de los querellantes, el psiquiatra Martín Cordero. Ambos ya entregaron sus informes.


Comentarios


La salud podría salvar otra vez a Pinochet