La vuelta del público al fútbol: de las PASO a la falta de gestión deportiva

Luego de una semana política muy movida, el gobierno anunció la vuelta del público en los estadios del fútbol profesional.




Opinión*

Así como en términos políticos los resultados de las PASO dejaron expuestas las diferencias dentro del gobierno nacional, también activaron las decisiones que el propio oficialismo había evitado.

La apuesta por una ‘cuarentena larga’ incluyó al fútbol como evento social y movilizador de sentimientos. El torneo de primera fue uno de los que más tardó en volver en el mundo. Tanto sin fútbol como sin público, los mismos dirigentes de los clubes que nunca activaron el regreso, siguieron cobrando las cuotas sociales. Después resolvieron sacar los descensos, perjudicando la competencia y justificándose con la crisis económica.

El presidente de AFA, Claudio Tapia, y el ministro de Deportes, Matías Lammens, actuaron en consonancia. Para los dirigentes fue muy cómodo no tener público ni descensos y el gobierno nacional les dio argumentos con su política de cierre absoluto de actividades.

Por televisión se ofreció un producto pauperizado, porque además de las dificultades que genera el tipo de cambio, hace seis años que en Argentina no se juega un torneo igual al anterior. Por si fuera poco, el servicio es privado con el ‘pack fútbol’.

Si bien el regreso del público se estipulaba para estos tiempos, también se estimaba un proceder paulatino, con un 30% de aforo y solo para algunos partidos por fecha.

El cachetazo que sufrió el gobierno nacional en las urnas generó una crisis política que derivó en cambios en el gabinete y medidas que incluyen dejar de usar barbijo en espacios públicos, abrir boliches y canchas al 50% en todas las categorías profesionales. Sin embargo, los dirigentes todavía ‘analizan’ cómo van a hacer para administrar ese aforo, a sabiendas de que la capacidad permitida no concuerda con la cantidad de socios de la mayoría de los clubes.

Pasaron 18 meses sin fanáticos en las tribunas y cuando se decidió el regreso no hay formas claras para acceder a las entradas, ni mucho menos un torneo atractivo para ofrecer.

Vuelve la pasión y el hincha lo festeja. La gente es parte del fenómeno cultural y se estaba quedando afuera. En esto las autoridades también llegaron tarde.

El sentimiento por el fútbol parece inagotable en nuestras tierras. Al mismo tiempo, la industria es cada vez peor porque la forma de gestionar es la misma de siempre, pero con una pandemia y otra crisis económica encima.


Comentarios


La vuelta del público al fútbol: de las PASO a la falta de gestión deportiva