Bariloche: cayó el coihue y les partió la casa

Ocurrió en Bariloche. “Me asomé y vi que se me había terminado la casa”, dijo Ángel, el propietario de la vivienda.



El macizo de madera les pasó a centímetros, mientras dormían. (Foto: Alfredo Leiva)

Fue en un segundo. La casa tembló y el estruendo que siguió fue tan fuerte que las paredes se movieron y Ángel León despertó sobresaltado. Era la tarde del sábado y sobre la ciudad caía una intensa nevada. “Me asomé y vi que se me había terminado la casa”, explicó, con tono mezcla de impotencia y resignación.

Un enorme coihue de 50 metros de altura se desplomó sobre su casa y la destruyó. Ángel y su esposa se salvaron porque descansaban en una de las habitaciones que quedaron en pie. El macizo de madera les pasó a centímetros.

“Fue terrible. En un segundo se vino abajo la casa y todo quedó en escombros”, relató. El coihue destrozó dos caños de trabajo.

Ángel y su señora habían levantado una casa de dos plantas, de unos 80 metros cuadrados de superficie. Era una construcción con estructura de madera, las paredes estaban revestidas con botellas de plástico y barro y el techo era natural (con césped).

La casa estaba ubicada en el cruce las calles Los Cerrillos y Centinela, en el barrio Italo, que limita con Villa Don Bosco en Bariloche. Es un sector de abundante vegetación sobre la calle Centinela, donde hay numerosos árboles de gran porte. “Lo que quedó en pie tiene riesgo de derrumbarse”, explicó. La pareja tuvo que buscar refugio donde unos amigos. “Hay que demoler y volver a construir, con todo lo que cuesta ahora”, lamentó Ángel.


Comentarios


Bariloche: cayó el coihue y les partió la casa