Las ratas se comen hasta los cables de los autos en el Paso Samoré

Están fumigando cada 4 o 5 días, para reducir la presencia de los roedores, que causan daños en las bombas de agua, los automóviles que están estacionados e incluso en las máquinas.



Por estos días se incrementó la frecuencia de aplicaciones de veneno.

Por estos días se incrementó la frecuencia de aplicaciones de veneno.

Dos semanas atrás, los llamados de empleados alarmados por la presencia de roedores en Cardenal Samoré comenzaron a intensificarse. Las medidas del Ministerio del Interior no se hicieron esperar. Se incrementó la fumigación cada 4 o 5 días en el complejo y en este momento, se colocan 60 cebos en el interior y exterior del edificio y cerca de algunas viviendas.

También hay un protocolo para ingresar a cualquier depósito del complejo. “Estamos preocupados porque no vemos un protocolo de acción. Muchas veces, sentimos cómo las ratas caminan por los techos”, reconoció una empleada que pidió no ser identificada.

Los animales se comen los cables de las bombas de agua, de los autos e incluso de las máquinas.

“Cuando empezaron a aparecer, a verse a diario o cada dos días, la gente entró en pánico y es comprensible. Por eso, intensificamos la fumigación. Toda la basura que había acumulada se sacó. A 100 metros, también tenemos a Vialidad Nacional con una fumigación cada 4 o 5 días”, señaló Trombert.

Cuando empezaron a aparecer, a verse a diario, la gente entró en pánico y es comprensible. Por eso, intensificamos la fumigación”.

Eduardo Trombert, coordinador del Centro de Frontera.

Ya en junio, al conocer la desesperante situación en la zona de la aduana chilena por la presencia de roedores, las autoridades se prepararon para un desplazamiento de los animales hacia el lado argentino. En esa oportunidad, las autoridades chilenas relataron a las argentinas que “la ratada era extrema”. “Nos contaron que ponían unos 30 o 40 baldes para ahogarlos y sacaban entre 25 y 30 roedores por balde por día. Nos asustamos porque pensamos que se venían para este lado. Pero creemos que la gran nevada demoró la ratada”, enfatizó el coordinador del Centro de Frontera del Ministerio del Interior, Eduardo Trombert.

En aquel momento, la primer medida fue restringir el horario de atención al público en Samoré de 10 a 17 ya que “los roedores son nocturnos”. Sin embargo, la restricción se extendió solo un mes y luego, se retornó al horario normal.

“En mayo, recibimos un primer informe de Salud de Río Negro (estamos dentro de un parque nacional con sede en Bariloche) en el que nos avisaban que en agosto o septiembre, podríamos tener la ratada de este lado”, recordó Trombert.

El paso de frontera, en hora pico.

En ese momento, comenzaron las reuniones informativas y las capacitaciones respecto al riesgo por la presencia de roedores.

“Si bien hay distintas especies, algunos colilargos transmiten hantavirus. Las autoridades nos sugirieron aislar el complejo. Pero había que poner chapa todo alrededor y era muy costoso. Tampoco aseguraba que los roedores no entraran”, indicó el funcionario nacional.

Hoy, los roedores abundan también en la zona de Brazo Rincón, una de las zonas más afectadas de la región a raíz de la ratada producida por la floración de la caña colihue que ocurre cada 40 y 60 años.

Toda la basura que había acumulada se sacó. A 100 metros, también tenemos a Vialidad Nacional con una fumigación cada 4 o 5 días”.

Eduardo Trombert, coordinador del Centro de Frontera.

Trombert admitió que en este momento, los roedores se pueden ver a simple vista en los alrededores de Samoré y en los depósitos, aunque no con la intensidad de Chile meses atrás.


Las desagradables protagonistas


En las últimas semanas, la presencia de ratas en algunos sitios de la cordillera se ha vuelto habitual.

Desde octubre, la preocupación está enfocada en los roedores muertos que aparecieron en los lagos de la región. Pero vale recordar que la médica veterinaria, a cargo del departamento de Zoonosis de la Municipalidad de Villa La Angostura, Mariana Armendáriz, explicó que es una situación que se esperaba desde hace tiempo y que por eso, se trabaja desde hace meses en los protocolos de prevención.

“Ya están contempladas las acciones de mitigación desde las instituciones correspondientes, las que ya han comenzado a trabajar en ellas”, dijo Armendáriz cuando fue consultada por “Río Negro” por esta situación.


Comentarios


Las ratas se comen hasta los cables de los autos en el Paso Samoré