Escuelita VII: llegó el avión utilizado para los vuelos de 1976 y las sobrevivientes pueden asistir a la inspección

El TOF dio marcha atrás en la exclusión de la inspección ocular de algunas sobrevivientes de los vuelos nocturnos. Hizo lugar ayer a la noche a la apelación que hizo tanto la fiscalía federal como el Ceprodh.




Actualizada 14.26 hs.-

El Tribunal Oral Federal de Neuquén dio marcha atrás con la negativa de ingreso a la inspección ocular en el aeropuerto Perón, de dos de las cuatro mujeres que están en la región y sobrevivieron al centro clandestino “La Escuelita” de Bahía Blanca.

La resolución se conoció ayer por la noche, tras hacer lugar a la reposición que plantearon los fiscales José Nebbia, Miguel Palazzani y la querella del Ceprodh, con las abogadas Mariana Derni y Natalia Hormazábal.

El procedimiento judicial se programó a las 14,30 en el aeropuerto. Fue solicitado por la defensa de Juan José Capella, que piloteó ese avión entre el V Cuerpo del Ejército y Neuquén en el año 1976.

Las defensoras Gabriela Labat y Celia Delgado lograron que quien fue el anterior piloto de esa aeronave, Carlos María Martínez Junor, oficiara de experto para detallar las características del avión en la inspección ocular.

También se decidió que fueran hasta el avión, pero a las 16, el grupo de sobrevivientes. De los vuelos nocturnos no regresaron Cecilia Vecchi, Mirta Tronelli, Alicia Pifarré, Susana Mujica, Arlene Seguel, Carlos Schedan, Carlos Cháves y Jorge Asenjo, vistos con vida o escuchados en el centro clandestino de Bahia Blanca.

Confirmaron que estarán en el aeropuerto Antonio Buamscha, Eduardo París, Pedro Maidana, Dora Seguel, Elida Sifuentes, Gladis Sepúlveda y Nora Rivera, sobrevivientes del secuestro y traslado nocturno, de las torturas en el centro clandestino bahiense y de las cárceles de la dictadura.

Sobre Sifuentes y Sepúlveda, los jueces indicaron que ambas “revisten el carácter de víctimas y sus casos están íntimamente conectados con los que están siendo juzgado. Nótese que han declarado en relación a ello y sus aportes podrían resultar de interés por haber vivenciado en primera persona situaciones análogas a las aquí investigadas”, se estableció en la definición del Tribunal en pleno para incluir a las sobrevivientes en la inspección.

En la presentación de las defensas oficiales, se pidió que se las excluyera de la inspección debido a que sus casos fueron juzgados en Bahía Blanca y no en Neuquén, como el de Dora y el de Nora, integrantes del grupo de estudiantes que desaparecieron tras los secuestros de junio de 1976.

El sábado el presidente del TOF, Alejandro Cabral, asccedió al planteo defensista de que “las nombradas no revisten carácter de víctimas directas en estos autos”, lo que provocó el repudio de las organizaciones de derechos humanos y derivó en las apelaciones tanto de la fiscalía como de la querella del Ceprodh que lograron revertir la negativa.

La APDH en el ingreso al aeropuerto. (Oscar Livera).-

En la nueva definición del TOF, los vocales le señalaron a la fiscalía que mantendrá la situación del ex piloto militar Carlos María Martínez Junor como testigo experto de la defensa en la inspección de hoy “por sus conocimientos sobre el avión y en especial sobre el tipo de aeronave en cuestión”, ya que como lo dijo en juicio, voló esa aeronave antes de que los militares la enviaran al V Cuerpo del Ejército, donde la piloteó Juan José Capella, uno de los 15 imputado.

El cuestionamiento de la fiscalía y de la acusación es que, mientras Capella pilotaba el Twin Otter en junio de 1976 entre Bahia y Neuquén, Martínez integraba la flota de pilotos en Campo De Mayo con Delsis Malacalza, uno de los acusados de integrar los vuelos de la muerte, en el juicio también en curso en Buenos Aires.

Gladis y Elida, sus casos se juzgaron en Bahia. Iban cautivas en el mismo avión que en junio de 1976 llevaba desaparecidas al V Cuerpo (foto archivo Florencia Salto)

Comentarios


Escuelita VII: llegó el avión utilizado para los vuelos de 1976 y las sobrevivientes pueden asistir a la inspección