“Le dieron la tenencia en cuatro meses. Yo esperé 17 años”



La presente va dirigida, como corresponde, al director de Tierras Fiscales de la ciudad de Neuquén y a toda la comunidad lectora, con la esperanza de que alguien con conocimientos y por solidaridad pueda asesorarme en un grave problema que estoy viviendo. Es mi intención socializar y hacer pública mi situación. En 1996 me otorgaron la posibilidad de tener un terreno en el barrio Toma Norte, lote 25, manzana 3. Mi hija mayor tenía apenas diez meses. Empezamos a limpiar, emparejar y desmalezar todo a mano; luego hicimos una platea y comenzamos a construir nuestra casita, sencilla pero con mucho esfuerzo y sacrificio. Pasamos muchas necesidades, no sólo económicas: por muchos años carecimos de servicios esenciales como luz, agua (venía el camión a llenar bidones y tachos) y gas. Pasaron los años y allí nacieron mis otras hijas, quienes asistieron al Jardín Nº 32, a la Escuela Nº 336 y al CPEM Nº 48. Paralelo a todo esto insistía para regularizar los papeles del lote en Tierras Fiscales del municipio, que nunca dio lugar a mi pedido ya que me había divorciado en el 2002 y figuraba en el divorcio vincular de común acuerdo que el padre de mis hijas cedía el 50% de la casa a favor de ellas. Esto generó en Tierras Fiscales que archivaran mi legajo durante años sin dar respuesta a mi solicitud por mi situación conyugal (según ellos). Asimismo, y como es de público conocimiento, empezó a aumentar la inseguridad en la zona. A mi esposo actual lo llamaron a trabajar en la ciudad de San Martín de los Andes, por lo que tuvo que trasladarse a esa ciudad y me quedé sola nuevamente. Por agrupamiento familiar tuve la posibilidad de acceder a un traslado laboral a esa ciudad (situación que dejé por escrito en Tierras Fiscales) y en un gesto de solidaridad le presté mi casa a un conocido y su familia, ya que tenían problemas familiares. Éste, con muy malas intenciones, empezó a ir a esa dependencia para quedarse con mi casa, que con tanto esfuerzo y sacrificio construimos desde la nada y que hoy les pertenece por derecho propio a mis hijas, que son menores. Este hombre, que hoy cuenta con un taller mecánico sólo por tener contactos políticos, logró en menos de cuatro meses lo que a mí el municipio tardó más de 17 años en regularizarme: le otorgó una tenencia de mi casa dándole derechos que les corresponden plenamente a mis hijas. Esta persona quiere un terreno del que se adueñó mediante una estafa y yo quiero mi casa que construí con tanto esfuerzo y donde mis hijas nacieron y crecieron. ¿Alguien podrá decirme cuál es el método pacífico y salomónico que contemple las necesidades de esa familia y defienda mis derechos sobre una propiedad que me fue usurpada por haber actuado de buena fe? Viviana Beatriz Cottet DNI 23.652.309 Neuquén N. de la R.: este diario se reserva el nombre de la persona mencionada en la carta, el que está a disposición de las autoridades que lo requieran.

Viviana Beatriz Cottet DNI 23.652.309 Neuquén


Comentarios


“Le dieron la tenencia en cuatro meses. Yo esperé 17 años”