Le Pen calienta la campaña antes del crucial debate

El ultraderechista pidió abstenerse a su 10% de votantes. Royal tiene la gran chance de acercarse al favorito Sarkozy.

#

Los franceses escucharán hoy las propuestas de los postulantes a la presidencia, en una campaña que se destaca por la agresividad.

PARIS (AP/Télam) .- A un día del crucial debate entre la socialista Ségolène Royal y el conservador Nicolas Sarkozy, candidatos a la segunda vuelta de la elección presidencial en Francia, el líder de extrema derecha Jean marie le Pen llamó a sus votantes a abstenerse, lo que en mayor medida perjudicará al candidato derechista.

Le Pen, quien obtuvo el 10,4 por ciento de los votos en la primera vuelta de las elecciones, llamó ayer a sus seguidores a abstenerse en el ballottage del domingo. "Quedaron en la pelea sólo dos candidatos, representantes de los partidos y los políticos que en 30 años arrastraron a Francia al borde del caos político, económico, social, cultural y moral. No debemos asumir ninguna responsabilidad en la elección", dijo Le Pen en una reunión de su partido en París.

El líder del Frente Nacional (FN), llamó a sus 3,8 millones de electores a "reservar" su voto para el primer turno de las legislativas de junio próximo, para tomar una "legítima revancha". Un sondeo de la empresa Ipsos difundido ayer en Francia señala que entre el 60 y el 70 por ciento de los electores de Le Pen en primera vuelta estaría orientado a votar por Sarkozy en el ballottage.

Hoy, catorce años después de un acalorado debate, Ségolène Royal y Nicolas Sarkozy se volverán a enfrentar ante la mirada de los electores. Lo que está en juego ahora es la presidencia de Francia. "¡No me hable usted así!'', le dijo Royal tajante a Sarkozy en 1993, la última vez que debatieron cara a cara.

Durante años, los dos han sido como el agua y el aceite.

La retórica agresiva de Sarkozy ha sido un detonador efectivo para el temperamento de Royal, quien se ha negado decididamente a verse discriminada en el mundo de la política francesa, dominado por los hombres.

Sus estilos, temperamentos, políticas y propuestas para reavivar la economía de Francia no podrían estar más confrontados, y ello augura que los candidatos se sacarán chispas en su primero y último debate transmitido por la televisión, dentro de una campaña presidencial donde los pronósticos apuntan a que Sarkozy se llevará el triunfo en las elecciones del domingo, a menos que la socialista pueda lograr un cambio rápido y dramático en las preferencias de los votantes.

El debate nocturno, que alcanzaría altos niveles de audiencia, le ofrecerá a Royal su mejor oportunidad -y quizás la última- para rebasar a su rival conservador. El encuentro promete intensidad, al cierre de una campaña llena de vuelcos y sorpresas, y podría decidir en definitiva el voto de los franceses, ansiosos por sacar a su país del estancamiento.


Comentarios


Le Pen calienta la campaña antes del crucial debate