Líneas arquitectónicas


Si hablamos de arquitectura de relevancia que alguna vez, en 1911, nos legó un solo diseño europeo como la réplica del Petit Trianon de Francia, el presente solo nos muestra líneas rectas, elevadas al cuadrado.

Cipolletti, aun portando un nombre propio romano, conforma un conjunto de cajones inarmónicos y desestilizados.

Ya sé lo que piensa, lector, somos sudamericanos. Pero, ¿saben una cosa? Las columnas, las fuentes de agua, los relieves, las estatuas, son mundiales, porque estamos hablando de arte arquitectónico para embellecer nuestra cotidianidad.

Las construcciones históricas que nos retrotraen demuestran abandono y desidia. Como la estación de ferrocarril, usurpada, impresentable y desdeñada, la casita del escritor clausurada, sin restaurar; el depósito de encomiendas y envíos del tren, nada, todo está averiado. Ni hablar del entorno, que lastima la visual y el recuerdo del pasado.

¡El recorrido de un trencito moderno actual nos muestra las cosas que deberíamos mejorar, y son tantas!

Curiosamente otras localidades valletanas atesoran esos espacios comunes y la mayoría también tuvo un edificio bancario (Nación) o de una iglesia que aún hoy admira su estilo simbolizando un toque arquitectónico rescatable del pasado. Pero Cipolletti no, nada de eso, faltó creatividad.

Ni el proceso de la evolución social ni el crecimiento de una ciudad demostraron avances al respecto.

Desde hace años contamos con una Universidad de Arquitectura, pero los jóvenes de hoy crecieron lejos del arte de la construcción y las líneas distinguidas del diseño que impactan la visual ciudadana.

Sin embargo, ahora recae sobre ellos la misión de remodelar dos aspectos que ameritarían atención inminente: la primera calle histórica sin el nombre indebido (de la usurpación) y todo su trayecto que simboliza al ferrocarril de una Patagonia desértica. Rescatar un predio muy amplio y proveer, ante el proyecto del recorrido vial, un encuadre panorámico acorde para un viaje placentero.

La creatividad, en acción, no tiene límites. Tampoco la esperanza.

Irene Capponi

DNI 6.489.018

Cipolletti


Comentarios


Líneas arquitectónicas