“Lo cortés no quita lo valiente”





El jueves asistí a la reunión semanal del Caesyp (consejo asesor del municipio integrado por organizaciones de la ciudad, que lo hacen en forma gratuita), a la exposición del señor Monzani, secretario de Obras Públicas de la comuna neuquina. Técnicamente no podría opinar sobre las obras presentadas, pues para eso hay en el Caesyp personas que conocen el tema desde distintas perspectivas técnicas y urbanas. Sí me corresponde, como un integrante más, reflexionar sobre la reunión mantenida desde una óptica más general. Admiro y respeto el trabajo que realizan nuestros funcionarios en la solución de los problemas cotidianos de los vecinos de la ciudad; sin embargo, quedó demostrado el menosprecio a la función del Caesyp como órgano de consulta creado por la Carta Orgánica municipal con el mismo rango que la Defensoría del Pueblo y la Sindicatura Municipal. Los funcionarios no mandan información sobre la cual se pueda opinar o sugerir algún cambio. Algo tan simple como compartir información se transforma en un secreto de Estado y nos enteramos de las cosas a través de los medios de comunicación. Me llamó la atención que en la lista de obras presentado no se hiciera mención al Plan Urbano Ambiental, cuya actualización lanzó el intendente hace más de un año con bombos y platillos. En agosto debería expedirse la comisión que estudia el espinoso tema y ni siquiera se han pagado los honorarios de los profesionales contratados a tal efecto. Pareciera que el plan de obras descripto nada tiene que ver con la planificación de la ciudad de Neuquén. Puntualmente la ampliación “proyectada” de las calles Leloir y Dr. Ramón no figura en la lista presentada. Si bien esas obras benefician a los vecinos de la ciudad, el eje de la planificación debería pasar necesariamente por el individuo. Por ejemplo no se ven proyectos para la contención de jóvenes, como espacios de usos múltiples o playones deportivos. En las plazas están incorporados los juegos infantiles, pero nos estamos olvidando de una franja muy importante de la población a la cual no le generamos una actividad que la contenga. El secretario de Coordinación, también presente, se jacta de no contestar las notas enviadas al Ejecutivo por los vecinos que quieren participar en la elaboración de propuestas o llamados de atención sobre el comportamiento de los funcionarios. No estoy de acuerdo con el Sr. Bermúdez en personalizar las respuestas a notas de carácter institucional como: “Viste, te colocamos el escudo municipal y es todo lo que voy a hacer”. En realidad el reclamo por la desaparición del escudo que nos representa como ciudad es un tema institucional que debe tener una respuesta también institucional. Yo no le reclamo a Bermúdez. Un ciudadano que quiere que se predique con el ejemplo, respetando el artículo 1 de la carta orgánica, hace un reclamo al órgano ejecutivo municipal y merece una explicación por la vía que corresponde. Por otra parte, tampoco concuerdo en su teoría que para planificar resulta necesario saber si se tendrá financiación. Más razonable es la posición del secretario de Obras, quien tiene proyectos ejecutivos ya elaborados y que sólo deben actualizarse para poder llevarlos a cabo cuando se consiga la financiación. Noto cierta soberbia en los funcionarios que no admiten otras opiniones. Decía mi madre: “Lo cortés no quita lo valiente”. Compartir información sobre obras para su análisis o responder las notas de los vecinos no los va a debilitar, todo lo contrario. Hablo de las formas que se emplean para contestar (o no contestar) y el cumplimiento de las ordenanzas que obligan a los funcionarios públicos a hacerlo en un plazo razonable. Los ciudadanos comunes deben conocer que aparte de sus deberes (pagar los impuestos, respetar las ordenanzas y los símbolos, ser buen vecino) tienen derechos tales como: controlar a los funcionarios, denunciar hechos de corrupción, desvíos de fondos, incumplimientos de los deberes de funcionario público, conocer los destinos de los fondos públicos. ¡Tenemos el derecho de defender nuestros derechos! Invito a los vecinos de la ciudad a fortalecer las instituciones, cualquiera sea, participando activamente en ellas. Ricardo Dougall DNI 10.532.537 Neuquén

Ricardo Dougall DNI 10.532.537 Neuquén


Comentarios

Para comentar esta nota debes tener tu acceso digital.
¡Suscribite para sumar tu opinión!

Suscribite

Logo Rio Negro
“Lo cortés no quita lo valiente”