Los gritos de la víctima evitaron un asalto





César Izza

ROCA (AR).- Un solitario delincuente vio frustrada su intención de asaltar un kiosco ayer a la mañana luego de que la empleada comenzó a los gritos en el interior del local ubicado en calle San Juan casi Moreno. El hecho se produjo cerca de las 9:30 cuando un sujeto estacionó su moto en la vereda del local comercial ubicado en San Juan 1.918. Un casco protector le sirvió al delincuente para cubrir el rostro y con un arma de fuego intimidó a la joven empleada de unos 25 años, que a esa hora de la mañana se encontraba sola en el negocio. Tras amenazarla, el sujeto cruzó del lado del mostrador donde intentó hacerse del dinero. Pero fue allí que la víctima comenzó a pedir ayuda a los gritos. Para evitar ser descubierto, el sujeto le dio un fuerte empujón por lo que la mujer terminó impactando su espalda contra una vitrina, que estalló sin provocarle lesiones. Ante el temor de que los gritos alertaran a los policías y a los vecinos, el sujeto finalmente optó por salir del local y darse rápidamente a la fuga a bordo de su moto 110 c.c. La muchacha sufrió un ataque de nervios por la violenta situación que le tocó vivir, por lo que fue asistida por personal del hospital Francisco López Lima.


Comentarios

Para comentar esta nota debes tener tu acceso digital.
¡Suscribite para sumar tu opinión!

Suscribite

Logo Rio Negro
Los gritos de la víctima evitaron un asalto