Los primeros desafíos de Riquelme como dirigente de Boca



Román será el encargado de todo lo referente al fútbol en la institución de La Ribera.

Román será el encargado de todo lo referente al fútbol en la institución de La Ribera.

El ídolo ya está metido de lleno en su nueva piel: la de dirigente. Juan Román Riquelme regresa a Boca amparado en el aura de figura sagrada por todo lo que le dio a la institución xeneize como jugador. Los socios lo apoyaron en las urnas y junto al presidente electo Jorge Amor Ameal, le pusieron fin a la hegemonía de Daniel Angelici.
JR estará a cargo de todo lo relacionado con el fútbol del club, desde las inferiores hasta la Primera y de entrada tendrá que tomar decisiones claves para el futuro del equipo.

La elección del entrenador
Con la salida de Gustavo Alfaro ya consumada (se despidió el domingo tras la derrota contra Rosario Central), lo primero que tendrá que resolver Riquelme es al reemplazante. Antes de las elecciones Román ya había avisado que Alfaro no era de su agrado y aseguró que ya tenía el nombre de quien agarrará la riendas del equipo para el 2020. Uno de los principales candidatos a suceder a Alfaro es Miguel Ángel Russo, quien estuvo al frente del equipo que ganó la última Copa Libertadores en 2007 con Riquelme como emblema.

La última Libertadores que conquistó Boca (2007) fue con Miguel Ángel Russo como entrenador, quien podría tener su segundo ciclo en el club


También aparece en el gusto del flamante vice segundo, Sebastián Battaglia aunque en principio sería como ayudante de Russo.
Otro nombre que suena fuerte es el de José Pekerman. El experimentado entrenador y Riquelme se conocen muy bien. Compartieron, cada uno en su rol, el equipo que se consagró campeón mundial juvenil en Malasia 1997 y luego Pekerman lo dirigió en el Mundial de Alemania 2006.

José Pekerman, protector de Román en sus inicios. Fueron campeones mundiales con la selección juvenil y el Mundial de Alemania 2006 los juntó en la Mayor.

Los refuerzos
Aparecen dos nombres que podrían ser las primera incorporaciones de Boca para el año que viene. Uno de ellos es Paolo Guerrero, el goleador peruano que acaba de desvincularse de Inter de Porto Alegre. El artillero ya había sido el apuntado por Nicolás Burdisso a mitad de año cuando el club buscaba un ‘9’ de jerarquía para reemplazar a Darío Benedetto. Sin embargo, en ese momento no se dio porque Paolo no podía disputar la Libertadores

Paolo Guerrero ya se desvinculó del Inter de Porto Alegre. ¿Se viene para Boca?


El otro refuerzo que está a disposición es Nicolás Gaitán, quien llegó a un acuerdo con la actual dirigencia para volver al club luego de nueve años en el exterior. Viene de una buena campaña en Chicago Fire de la MLS y un año en el fútbol de China, luego de pasar por Benfica y Atlético de Madrid. Habrá que ver si Gaitán es del agrado de Riquelme para que concrete su segundo ciclo en La Ribera.

La continuidad del Apache
“A Tevez lo quiero siempre. Tengo que pensar en mi club y ser respetuoso de los jugadores que nos dieran alegrías. Se tiene que retirar de la manera que lo tiene que hacer. Si ganamos (las elecciones) me voy a sentar a tomar unos mates con él”, dijo Riquelme antes de los comicios del domingo. Carlitos tiene contrato con Boca hasta fin de año y según las palabras de Román, el último ídolo xeneize se quedaría en el club.

Riquelme desea que Carlitos finalice su carrera en Boca

El Consejo de Fútbol
En la cabeza de Riquelme está la idea de armar una mesa de ídolos para tratar los temas del fútbol de la institución. En ella estarían los colombianos Jorge Bermúdez y Oscar Córdoba, Battaglia, Marcelo Delgado y también Raúl Cascini, con quien no compartió equipo pero sí JR lo valora por haber formado parte del equipo que le dio a Boca la Intercontinental ante el Milan.
Además, un gran anhelo de Riquelme es sumar a Carlos Bianchi. “Seguramente nos juntemos, tenemos mucho que hablar. Él desde su casa nos puede ayudar. Necesitamos que todos nos ayuden”, afirmó Román, quien deberá decidir cuál será la suerte del mánager Nicolás Burdisso, designado por Angelici y que aún tiene un año más de contrato con el club.


Comentarios


Los primeros desafíos de Riquelme como dirigente de Boca