Los primeros filatelistas: cuando las cartas llegaban a la puerta

Hoy se celebra el Día del Filatelista Argentino, un reconocimiento a una actividad y un recuerdo del momento en que circuló la primera estampilla en el país. Algo que hoy parece tan lejano, en medio de los correos electrónicos y el Whatsapp. Anécdotas y datos curiosos.




El nombre de Matías Pipet, inmigrante de origen francés, se incorporó para siempre en la historia de Corrientes y ganó el reconocimiento de los filatelistas argentinos el 21 de agosto de 1856, día en que comenzó a circular en aquella provincia la primera estampilla de nuestro país. Es que Pipet fue quien diseñó y grabó la plancha correspondiente para su impresión. Al transcurrir 97 años de dicho acontecimiento, el Primer Congreso Argentino de Filatelia instituyó el 21 de agosto como Día del Filatelista Argentino.


En orden a esta parte del país, hace 79 años nacía en la capital neuquina el Centro Filatélico de Neuquén y Río Negro, a su vez el primero de la Patagonia. La sede se ubicaba en un modesto local de avenida Argentina al 300, donde cada sábado, en horas de la tarde, la convocatoria de rigor reunía a los integrantes de la mesa directiva y a todas aquellas personas ávidas de hacer “sus primeras armas” en la apasionante tarea de reunir o coleccionar la ilustrada y diminuta imagen, muestra distintiva de la historia y vicisitudes de la mayoría de los países del mundo.

Sea propicia esta jornada para recordar y homenajear, con la fuerza del presente texto público, a los precursores de nuestra zona que dieron identidad al culto de coleccionar estampillas postales. Confluyen, en respaldo de nuestra elección, valores basados en gestión y trayectorias que han sido ejemplo para un ámbito social que compartió el orgullo de poseer vecinos tan calificados:

Augusto Esteban Borgarello, ciudadano de origen italiano, agrimensor, se radicó en Neuquén en 1941, fue tasador del Banco Hipotecario Nacional y Ministro de Gobierno del primer ejercicio constitucional, período 1958/61 (Ángel Edelman-Alfredo Asmar). Su deceso, a la edad de 92 años, se produjo el 4 de junio de 1992.

El 21 de agosto de 1856 comenzó a circular en Corrientes, ésta, la primera estampilla de nuestro país.


Moisés Rodríguez, nacido en la localidad de Darwin, neuquino por adopción, primer empleado público del Territorio; riguroso y probo, llegó al cargo de Subsecretario de Gobierno. Fue un destacado futbolista del club Independiente y primer presidente de la Liga Deportiva Neuquén. Falleció el 24 de diciembre de 1993 a los 79 años.

Eduardo Camilo Alizeri, docente de alma, maestro rural, director de escuela, escritor, folclorista. A la fundación del Centro Filatélico fue su primer presidente. Se hizo merecedor de las distinciones provinciales “Ciudadano Patagónico” y “Pionero Neuquino”. Nacido en La Lajas, dejó de existir el 17 de octubre de 1999 a los 87 años.

Otto Max Neumann, nació en Alemania en 1898. Antes de su arribo final a Neuquén producido en 1926 recaló en Brasil realizando, casi adolescente, los primeros trabajos como aprendiz en las artes gráficas. La etapa siguiente fue Buenos Aires, donde curiosamente, entre otras actividades, se reveló como avezado competidor en pruebas de remo y natación. Ya entre nosotros, no tardó en convertirse en maestro de imprenta, empresario editor, periodista, traductor de cinco idiomas. Su vida se eclipsó en 1963 luego de cumplir 65 años.

Aníbal Sapere, oriundo de Pellegrini, localidad bonaerense, se radica en Neuquén a partir de 1936. Administrativo de la primera concesionaria automotriz de la zona, muy pronto se identifica con el quehacer deportivo y político local. Es militante de la UCR y llega a concejal en 1954. Antes, impulsa la creación del Automóvil Club Neuquén y, consecuentemente, la construcción de una pista en zona aledaña al río Neuquén, hoy poblada por el barrio del este que lleva su nombre, en mérito a las gestiones de entonces y las tareas que logró por parte del Ejército en cuanto a la consolidación de un terreno amplio y plano. Su vida se apagó el 4 de octubre de 1954 con tan solo 48 años de edad.

Matías Pipet.


Los nombrados, a partir de 1946, en la noche de los días jueves, eran partícipes del programa “Por el Mundo Filatélico” conducción de Eduardo Alizeri y espacios de LU5 Radio Splendid Neuquén. El ciclo -noticias y divulgación del tema- llegó a sortear entre los oyentes, cinco mil sellos universales.

Hasta aquí, una prieta semblanza de aquella gente de bien que enarboló la bandera de una inquietud pura y limpia, como es la filatelia, que no obstante el uso de internet y el correo electrónico, sigue siendo una pasión de culto, algo auténticamente con “sello propio”. Sumamos al presente homenaje a cada una de las otras personas que en un lejano 3 de octubre de 1942, refrendaron el acta constitutiva.

En tanto la filatelia mantiene una firme demostración como hobby plagado de curiosidades. Surge así la revelación de que el futbolista Diego Armando Maradona sumó a su rosario de récords, un privilegio poco conocido: en las estampillas, ningún argentino ha aparecido tanto y en tantos países como él.

Distinción “por un agujero”. En el 2005, frente a la depresión porque los bosques argentinos eran tendencia a disminuir, el Correo emitió estampillas alusivas para profundizar en la gravedad del tema. Un buen trabajo de diseño, con perforación símil incendio forestal, obtuvo el primer Premio Internacional de Aciago de Arte Filatélico.

Maradona sumó a su rosario de récords, uno poco conocido: en las estampillas, ningún argentino ha aparecido tanto y en tantos países como él.


En tanto, para beneplácito de todos los coleccionistas, el Centro Filatélico hoy acreedor al presente homenaje, continúa activo bajo la presidencia de Laureano N. Cuccioli (sucede a Enrique Martínez a partir de 2012) y también desde hace casi una década mutó su denominación registrando la sigla CEFINUNE, Centro Filatélico y Numismático de Neuquén.

Por otra parte la provincia de Río Negro, sede en Cipolletti, registra una entidad similar en cuanto hace a la práctica de las citadas disciplinas.

Dante Morosani, Locutor y periodista neuquino.-


Comentarios


Los primeros filatelistas: cuando las cartas llegaban a la puerta