Los últimos acordes clásicos

Las presentaciones en el imponente marco del Hotel Llao Llao siguen despertando ovaciones y aplausos de pie. Hoy la Semana Musical se despide hasta el año próximo.



#

SAN CARLOS DE BARILOCHE.- Comparten nombre, nacionalidad, juventud y talento. Escogieron vestir de turquesa y azul. La de anteanoche fue una velada especial. Quienes asistieron al concierto ofrecido por la violinista Francesca Dego y la pianista Francesca Leonardi pudieron comprobar que, en ocasiones, los adjetivos calificativos resultan insuficientes. A veces hay que recurrir a superlativos. Francesca Dego nació en Lecco en 1989 y es considerada entre los mejores intérpretes italianos de la nueva generación. Ganadora de numerosos concursos nacionales e internacionales, obtuvo su Diploma de Honor con mención especial en el Conservatorio de Milán. Ejecuta con un violín Giuseppe Guarneri del Gesù por gentil préstamo de la firma “Florian Leonhard Fine Violins” de Londres. Francesca Leonardi une una musicalidad pura y fascinante con una técnica irreprochable. Nacida en Milán en 1984, comenzó sus estudios de piano a los tres años bajo la guía de Graziella Bianchi, continuándolos con Paolo Bordoni en el Conservatorio “Giuseppe Verdi” de Milán donde obtuvo sus Diplomas con puntaje máximo y Mención de Honor. Aquí centraron la atención del público en sus interpretaciones de Sonata para violín y piano Nº 9 “Kreutzer”, Op. 47 de Ludwig van Beethoven (1770-1827), Sonata para violín y piano de Claude Debussy (1862-1918) y Tres Caprichos de Paganini, Op. 40 de Karol Szymanowski (1882-1937). La expectativa del público fue superada por las intérpretes con sus demostraciones de dominio técnico y sutilezas. Belleza que enfrenta a la disyuntiva de si dirigir primero los halagos al compositor –capaz de crear semejante obra– o a las intérpretes –capaces de materializar su espíritu–. Contrariando pautas establecidas, estallan aplausos cuando finaliza cada movimiento. Con los Tres Caprichos de Paganini del compositor polaco Szymanowski quedaron claramente evidenciados los múltiples recursos con que cuenta la violinista Francesca Dego quien, luego del concierto que ofreciera como solista junto al Ensamble Estación Buenos Aires el martes, dedicó su CD “24 Capricci de Paganini” a quienes lo habían adquirido. A los reiterados saludos en respuesta a sostenidos aplausos, las artistas respondieron con dos interpretaciones fuera de programa. Fue especialmente celebrada la danza rumana del compositor húngaro Béla Bártok (1881-1945). La despedida fue con bravos y público de pie. Ayer al mediodía, en la anteúltima entrega de esta XX Semana Musical, se presentó el Quinteto de Bronces Pampa Brass integrado por Daniel Marcel Crespo, Santiago Bartolomé (trompetas), Claudio La Rocca (corno), Carlos Ovejero (trombón) y Patricio Cosentino (tuba). Y por la noche, a las 20, fue el turno del pianista ruso israelí Roman Zaslavsky.

La violinista Francesca Dego y la pianista Francesca Leonardi, protagonistas de una noche para el recuerdo.


Comentarios


Los últimos acordes clásicos