Un joven podría perder el ojo por un perdigón policial

La víctima quedó envuelta en un procedimiento policial y le dispararon en la cara. La fiscalía investiga el hecho tras una denuncia por lesiones graves.



#

Los médicos esperan realizar nuevos estudios para determinar la gravedad de la lesión.(Foto: Archivo )

Un joven podría perder el ojo por un perdigón policial

Matías Velázquez aseguró que no alcanzó ni a protegerse. Sólo sintió el impacto en su ojo izquierdo y un dolor intenso. Sin embargo, alcanzó a observar al policía que efectuó un disparo con una itaka en su contra. “Me largó el tiro directamente a la cara”, sostuvo el joven, que sufrió una grave lesión en su ojo.

Matías está desde el domingo internado en el área de cuidados intermedios del hospital zonal de Bariloche. Ayer, “DeBariloche” entrevistó al joven en la habitación donde espera los estudios de alta complejidad que evaluarán el daño que sufrió su ojo. “No veo nada con este ojo”, aseguró.

“Me dijo el oftalmólogo que tengo dos o tres perdigones”, sostuvo.

El jefe del departamento médico del hospital Mariano Sobrino dijo ayer que el paciente tiene un trauma ocular. Dijo que el cirujano oftalmológico indicó hacer una ecografía y una tomografía del glóbulo ocular para determinar la gravedad de la lesión.

“Parecería que tiene un perdigón”, explicó Sobrino, aunque aclaró que los estudios confirmarán las sospechas. El problema es que los dos estudios que el especialista solicitó no se pueden hacer en el hospital. Por eso, una de las posibilidades era hacerlo en un centro especializado.

Matías aseguró que cuando el oftalmólogo lo revisó le informó que había dos o tres perdigones en la parte posterior del ojo.

Recordó que salió alrededor de las 5.30 del domingo de la casa de su familia, ubicada en John O´Connor al 900 del barrio Diez de Diciembre. Allí, festejaban el cumpleaños de un hermano menor.

Matías se marchaba a su casa, que está en el mismo sector, junto con su esposa y quedó en medio de un procedimiento policial a raíz de los incidentes que se habían originado a la salida de una fiesta en instalaciones del club Estudiantes Unidos. En ese contexto recibió el disparo de un efectivo policial.

El fiscal Sergio Pichetto informó ayer que existe una denuncia por lesiones graves y que se inició la investigación del hecho que ocurrió en el contexto de un procedimiento policial por incidentes en una fiesta privada.

Matías relató que después de recibir el impacto en su ojo, comenzó un sangrado abundante. Contó que regresó a la casa de su familia en busca de ayuda. Aseguró que la Policía no dejaba entrar ninguna ambulancia.

“Mi ojo sangraba mucho y me estaba desvaneciendo. Por eso me llevaron en el auto de una tía”, explicó Matías que trabaja en una verdulería para sostener su familia. “No tenía nada en la mano”, afirmó. “No alcancé a decirle nada al policía que me tiró”, señaló.

El subcomisario José González informó anoche que no tenían referencia del hecho porque el joven no se presentó a radicar la denuncia. Dijo que el sumario con todas las actuaciones policiales del procedimiento de esa madrugada fueron enviadas al juzgado de feria. Aunque señaló que se consignó el ingreso de una persona lesionada al hospital, pero sostuvo que no lo trasladó ni una ambulancia ni personal policial.


Fiesta, tiroteo y piedras para la policía en Bariloche

Luego de un tiroteo, apedrearon a la policía

Un joven comenzó a disparar contra otros cinco a metros del club Estudiantes Unidos, donde se llevaba a cabo una fiesta, este domingo a las 5.30 horas en John O´Connor y 25 de Mayo. Cuando intervino la policía, unos 50 jóvenes les arrojaron piedras en el barrio 10 de Diciembre.

“Los policías que estaban realizando adicionales en el club observan un desorden y proceden a sacar a un joven de 23 años que estaba peleándose con otros. Estos salieron dispuestos a buscar a Alejandro Velázquez pero éste ya tenía en su poder un arma tipo revólver y comenzó a disparar contra estos chicos”, explicó el jefe de la Regional Tercera, Juan Ramón Fernández.

La policía intentó despejar el sector de la línea de tiros pero uno de los disparos impactó contra el glúteo de un joven de 15 años que alcanzó a ingresar al club y poco después, fue trasladado al Hospital Zonal Ramón Carrillo.

En el momento en que la policía lograba detener a Velázquez y secuestrar el arma, unas 50 personas comenzaron a apedrear a los agentes. Un piedrazo impactó contra un policía.

Debió intervenir el Cuerpo de Operaciones Especiales y Rescate (Coer) y se detuvo a otro hombre. El resto se dispersó en el barrio.

Según indicó Fernández, se inició una causa por abuso de armas, lesiones con arma de fuego, daño, atentado y resistencia contra la autoridad.


Comentarios


Un joven podría perder el ojo por un perdigón policial