Malas noticias para Bush



El crecimiento económico de Estados Unidos en el primer trimestre del año fue de sólo 1,3%, mucho menos del 2% anunciado hace un mes.

El dato, acompañado por otros indicadores negativos, sobre venta de casas nuevas y bienes durables, concreta la advertencia del presidente de la Reserva Fedeal, Alan Greenspan, en cuanto a que la desaceleración del crecimiento no terminó y las perspectivas económicas presentan una "considerable incertidumbre". Son días de malas noticias para el presidente norteamericano George Bush: primero la política, con el pasaje del Senado a manos de los demócratas ante la deserción de un republicano que se declara independiente, luego la economía, con las cifras del crecimiento y, sobre todo, la cautela al límite de pesimismo de Greenspan.

Hablando en el Economic Club de New York, el titular de la FED advirtió que la economía norteamericana todavía corre el riesgo de desacelerarse más de lo previsto: la situación podría requerir ulteriores reducciones de las tasas de interés por parte de la FED, que ya intervino cinco veces desde inicios del año.

Está la esperanza, agrega Greenspan, de que las intervenciones en las tasas de la FED hagan sentir sus efectos más adelante. La Casa Blanca espera que la reducción del costo del dinero, eficaz para relanzar las inversiones, pueda ser acompañada por el recorte impositivo y se aliente el consumo. A pesar del "aire de funeral" entre sus colaboradores, Bush confirma la confianza en los líderes republicanos en el Congreso (en la mira de las críticas está el jefe de bancada Trent Lott, quien no habría señalado el riesgo que desencadenaría la deserción de James Jeffords respecto de la mayoría en ese cuerpo).

Además, el mandatario dice estar listo para trabajar con los demócratas que asuman el control durante un diálogo telefónico con Tom Dashele, líder de la nueva mayoría. El presidente pasó gran parte de la jornada al teléfono, convocando a senadores y diputados para que el recorte de impuestos llegue a buen puerto el lunes, de manera que él pueda firmar las medidas fiscales durante la fiesta nacional del Memorial Day. (Reuters)


Comentarios


Malas noticias para Bush