Manejo poblacional de tucuras

Una plaga de control obligatorio presente en Río Negro y Neuquén. En grandes cantidades perjudica a la producción de forraje, pero puede ser beneficiosa debajo del umbral de daño. El uso responsable de fitosanitarios mejora la producción.



1
#

Tucura sapo (Bufonacris sp.). Una de las especies de la plaga.

2
#

Las tucuras o saltamontes son insectos herbívoros que, en grandes cantidades, pueden generar daños económicos por pérdidas en cultivos o pasturas; mientras que a bajas densidades pueden resultar beneficiosas para el crecimiento de los vegetales.

Identificar las especies de tucuras y mantenerlas por debajo del umbral de daño a lo largo del tiempo es fundamental para la conservación de ambientes de cultivo o naturales como los mallines.

Para el correcto manejo de la plaga es importante considerar los siguientes aspectos:

• Identificar los “focos” de nacimiento de la plaga, cuando se encuentra en los estados juveniles iniciales, lo cual permite acotar la superficie bajo tratamiento, al momento de decidir la conveniencia de su control.

• Determinar tanto el nivel de infestación, expresado en número de tucuras por metro cuadrado, como su estado de desarrollo, es decir si predominan los estados juveniles, “mosquitas” y “saltonas” o adultos.

• Definir el método de control, ya sea para disminuir las poblaciones de la plaga o prevenir su dispersión.

El control químico de las tucuras se puede efectuar mediante la aplicación directa de insecticidas con equipos pulverizadores, o bien con la utilización de cebo tóxico, formulado a base de salvado de trigo y el producto fitosanitario denominado dimetoato, cuyo método permite realizar un control específico de la plaga con bajo costo. Las limitantes son la corta persistencia del producto una vez aplicado y la presencia de excesiva cobertura vegetal.

Cada producto químico presenta características toxicológicas, químicas y físicas propias; que determinan su eficiencia contra las plagas, pero al mismo tiempo su efecto sobre los insectos benéficos, la planta, los animales silvestres y el mismo hombre.

Las características químicas y físicas determinan su estabilidad, tiempo de duración en su control, compatibilidad, posibles formulaciones comerciales, entre otras.

Se deben utilizar productos químicos registrados en Senasa, ellos son: Acefato, Carbaryl, Clorpirifós + Cipermetrina, Deltametrina, Dimetoato, Fenitrotión, Fipronil, Mercaptotión y Tiametoxan + Lambdacialotrina, siguiendo las indicaciones de las etiquetas en cuanto a tiempo de carencia, dosis, momento de aplicación, fecha de vencimiento, precauciones de uso, etc.

Es importante resaltar que la tucura es una plaga de control obligatorio, conforme lo establecido por el decreto-ley N° 6704 y la ley N° 27233.

El uso correcto de los fitosanitarios mejora la producción y beneficia el cuidado ambiental sin afectar la salud humana. Por lo tanto, en este artículo mencionamos los pasos a seguir para utilizar responsablemente estos productos:

1- Contar con la receta del fitosanitario a utilizar brindado por un asesor matriculado (no aceptar productos fraccionados).

2- Transportar el insecticida lejos de alimentos, forrajes, semillas, medicamentos y/o animales.

3- Almacenar el producto en un lugar seco, ventilado y fuera del alcance de las personas y animales.

4- Antes de cargar la pulverizadora, tener puesto el adecuado equipo de protección personal (EPP). Cargarlo en lugar seguro y una vez finalizado la carga debe enjuagarse 3 veces, con agua limpia, el envase vacío (Norma IRAM 12069).

5- Antes de aplicar estos productos hay que dar aviso a las autoridades locales, escolares y apicultores.

6- En el momento de aplicar el producto hay que verificar que no haya personas ni animales en la zona de aplicación.

7- Hay que tener en cuenta las condiciones ambientales: temperatura, velocidad del viento y humedad relativa (dado que pueden afectar la correcta aplicación del producto).

8- Durante la aplicación no se debe comer, beber o fumar.

9- Después de finalizada la aplicación y con el EPP puesto, hay que lavar los elementos usados. Lavar el EPP separado de la ropa de uso diario.

10- Hay que respetar, luego de la aplicación, los tiempos de carencia y de reingreso de los animales, indicados en la etiqueta del producto.

11- Hay que entregar los envases vacíos y triplemente lavados en los centros habilitados.

Protección. Usar los elementos de seguridad es imprescindible.

Dato

“Conocer las especies de tucuras y mantenerlas por debajo del umbral de daño es fundamental para la conservación de ambientes”.
Valeria Fernández Arhex, investigadora de Conicet IFAB INTA

Energía Rural

Datos

27.233
La ley que junto al Decreto-Ley N° 6704, establece el control obligatorio de la tucura como plaga.

Temas

INTA Plagas

Comentarios


Manejo poblacional de tucuras