Más de 200 chicos se unieron para cuidar al huillín

Más de 200 chicos de séptimo grado de escuelas de Bariloche reforestaron la unión entre los lagos Nahuel Huapi y Moreno para mejorar el hábitat.

1
#

2
#

3
#

4
#

5
#

6
#

7
#

Mientras el centro de Bariloche recibía la primera nevada del año, a unos 25 kilómetros, un grupo de 219 chicos de séptimo grado encabezaba una “restauración ecosistémica” en Bahía López, a pocos metros del puente que une los lagos Nahuel Huapi y Moreno Oeste.

“La restauración de la costa tiene como finalidad el cuidado de una especie emblema del parque nacional Nahuel Huapi: el huillín, nuestra nutria local en peligro de extinción que circunda estos lagos y arroyos”, sintetizó Horacio Paradela, jefe del Departamento de Conservación y Educación Ambiental del parque Nahuel Huapi.

El huillín habita en la cuenca del Limay y según los registros, se extiende hasta Confluencia. Pero un corredor vital para este animal es el encuentro del lago Nahuel Huapi con el lago Moreno Oeste, jurisdicción del parque municipal Llao Llao, por la frondosa vegetación.

Carla Pozzi, bióloga de la división Conservación del parque Nahuel Huapi, dijo que “la población es pequeña pero está presente, explicaron los guardaparques ante la mirada atenta de los chicos, ya sea en árboles caídos o vegetación, el huillín forma cuevas donde resguardarse, tener sus crías o alimentarse cuando están fuera del agua”.

Ni la lluvia ni el frío impidieron la reforestación del sector para generar futuros cobijos para el huillín. “Lo que sucede es que mucha gente con ganas de disfrutar de la costa saca la leña muerta y de esta manera, altera el hábitat. Lo que hacemos es recomponer, revegetalizar la costa para que el animal tenga abrigo”, indicó Paradela.

Con camperas mojadas, capuchas y algunos guantes, los chicos siguieron atentamente las indicaciones de los profesores y estudiantes de la Tecnicatura de Vivero, de la Universidad Nacional de Río Negro, que además, donaron los 200 plantines que se sumaron a otros 30 que aportó la Dirección de Bosques de la provincia.

“Los alumnos querían hacer algo para cuidar a esta especie que habita en el parque. Entendieron que el problema es la alteración de las costas por tanto pisoteo y la pérdida de ejemplares. La gente saca madera y leña de las costas para prender fuego. A lo largo del tiempo, eso hace que las costas se discontinúen. La especie pierde ese fragmento y esto se traduce en subpoblaciones aisladas que no logran un éxito reproductivo”, señaló Pozzi.

El arroyo Angostura recuperó especies autóctonas.

Alfredo Leiva

Carla Pozzi, bióloga de la división Conservación del parque Nahuel Huapi

En este lugar, la especie logra pasar de un sistema hídrico a otro. Por eso, estos corredores biológicos deben ser especialmente cuidados para evitar que se pierda la conectividad”.


Comentarios


Más de 200 chicos se unieron para cuidar al huillín