Masiva manifestación por la unidad de España

La marcha fue convocada por la oposición, que rechaza los proyectos para darles más autonomía a algunas regiones

Decenas de miles de personas se manifestaron ayer en Madrid a favor de la unidad de España y la defensa de la Constitución, frente a los reclamos de mayor autonomía de regiones como Cataluña o el País Vasco.

La convocatoria había sido lanzada por el opositor Partido Popular (PP), que rechaza de plano el Estatuto de Autonomía de Cataluña que actualmente discute el Parlamento español.

El presidente del PP, Mariano Rajoy, acusó al gobierno del presidente socialista José Luis Rodríguez Zapatero de impulsar la "fragmentación" de la nación española y violar el espíritu de la Constitución aprobada en 1978.

"El futuro común no se construye con radicalismos, intolerancia y mal talante", dijo Rajoy a la multitud.

En la manifestación estuvo presente toda la cúpula del PP y el ex presidente del gobierno José María Aznar.

Los organizadores cifraron la asistencia en 200.000 personas, pero la policía no difundió datos sobre la cantidad de participantes.

Se trata de la quinta manifestación masiva contra la política de Rodríguez Zapatero en medio año.

Hace tres semanas, alre

dedor de 400.000 españoles se lanzaron a las calles de Madrid para protestar contra la nueva Ley Orgánica de Educación, que retira el carácter obligatorio a la asignatura de religión.

La manifestación de ayer se dirigió contra los reclamos de mayor autonomía de Cataluña, apoyados por el gobierno de Zapatero, cuyo Partido Socialista gobierna en Barcelona junto a los independentistas de Esquerra Republicana y los ecologistas de izquierda de Iniciativa per Catalunya Verds.

El nuevo estatuto catalán, que prevé una profundización del autogobierno de la región más próspera de España, ya ha superado los primeros escollos parlamentarios.

Todo los partidos españoles, con la excepción del PP, aceptaron tramitar com proyecto de ley el texto que define a Cataluña como "nación" y le otorga la administración de sus impuestos.

El PP ve en el "Estatut" el peligro de que otras regiones sigan el ejemplo y España termine territorialmente desgarrada. "Sólo existe una nación española", afirmó ayer Rajoy.

España "no está sometida al dictado de un tirano, de un partido totalitario o de un credo nacionalista obligatorio", indicó.

Rajoy resaltó que la política del gobierno de Zapatero "no es lo que quieren los españoles" ni lo acordado en 1978, cuando se sancionó la Constitución tras la dictadura de Francisco Franco.

La reforma del estatuto catalán define a esa región de conocido espíritu localista como "una nación". El texto fue aceptado para ser discutido y eventualmente aprobado por mayoría simple por el Parlamento nacional, en el marco de las reformas de las autonomías respaldadas por Zapatero.

Pero el PP se opone a esta iniciativa y denuncia que se trata de "una reforma oculta de la Constitución" que por lo tanto debe ser aprobada con una mayoría de dos tercios de los votos. El PP sostiene además que la reforma es el precio pagado por Zapatero ante el apoyo de los partidos en el gobierno catalán, sin el cual no tendría la mayoría legislativa necesaria para gobernar.

Por su parte, el gobierno español restó trascendencia a la protesta asegurando ni la Constitución ni la unidad española corren actualmente peligro. (DPA)


Comentarios


Masiva manifestación por la unidad de España