Multitudinaria inauguración de “La Pastera, museo del Che”

La vieja pastera del Parque Lanín fue donde Ernesto Guevara y su amigo Granado pasaron la noche en su viaje iniciático por América.



SAN MARTÍN DE LOS ANDES (ASM).- “Argentina es un país capaz de alimentar a un tercio de la humanidad… Si hay un sólo niño argentino desnutrido, entonces algo está mal… Pero no alcanza con pensar y con decir, si no somos capaces de asumir el protagonismo del hacer, y no alcanza con pensar y hacer si el pueblo no está unido. Esa enseñanza nos dejó mi padre”, dijo Aleida Guevara March, la hija mayor del ya mítico Ernesto Guevara, que junto al embajador de la isla en Argentina, Aramís Fuente Hernández, inauguró ayer aquí “La Pastera, museo del Che”.

Los acompañaron miembros de la conducción provincial y nacional de ATE y trabajadores del Parque Lanín, todos impulsores de la iniciativa que se inició en los 90, como “símbolo del pensar que otro país era posible frente al neoliberalismo, que saqueaba al estado y a la riqueza de los argentinos”, dijo el dirigente de ATE, Julio Fuentes, en una de las intervenciones más aplaudidas junto con las alocuciones de Aleida Guevara y el embajador cubano.

Precisamente, Fuente Hernández hizo una encendida semblanza del Che “argentino y cubano”, de sus sueños y de la realidad que forjó junto a Fidel Castro, y advirtió que “la lucha del pueblo cubano continúa”. Fustigó el “bloqueo criminal” a la economía cubana impuesto por Estados Unidos, y dijo que increíblemente sigue luego de décadas por sólo una razón: “le temen al ejemplo de lo que es capaz de hacer un pueblo unido”.

También participaron del acto Nora Cortiñas, de Madres de Plaza de Mayo Línea Fundadora; Pablo Micheli, secretario general de ATE Nacional; el presidente de Parques Nacionales, Héctor Espina; el intendente del Parque Lanín, Salvador Vellido; autoridades municipales, loncos y huerquenes mapuches, y una verdadera multitud, que colmó primero el salón de usos múltiples de la nueva intendencia del PNL, y luego recorrió en decenas de tandas las reconvertidas instalaciones de lo que alguna vez fue una acopiadora de forrajes para las mulas y la caballada de los guardaparques.

Allí durmieron, en el comienzo de su viaje iniciático por América, el por entonces joven e ignoto Ernesto Guevara y su amigo Alberto Granado. Era enero de 1952, y los trabajadores del Parque Lanín le ofrecían “una mano” solidaria a aquellos soñadores… En sus “Notas de Viaje”, Ernesto Guevara dedicó dos capítulos a la zona cordillerana. Uno de ellos, el que tituló “San Martín de los Andes”, es un relato de su estadía y el recuerdo de la actitud solidaria de los trabajadores del lugar.

En 1997, ATE asumió con nuevo impulso la lucha por la preservación de ese espacio y, en 1999, Parques Nacionales y una comisión integrada por miembros de ATE, del Parque Nacional Lanín y de San Martín de los Andes, elevó un proyecto de restauración y puesta en valor del predio, incluyendo su refuncionalización como Museo de Sitio.

El inmueble fue declarado Recurso Cultural Histórico y patrimonio arquitectónico municipal, y finalmente ayer se inauguró de manera formal (ya venía funcionando con múltiples actividades culturales), en el marco del 80 aniversario del natalicio de Guevara .


Comentarios


Multitudinaria inauguración de "La Pastera, museo del Che"